11-M. Victoria Prego, su ídolo Rubalcaba y a qué juega 'El Mundo'.

Tocqueville

Madmaxista
Desde
13 Abr 2010
Mensajes
10.532
Reputación
18.759
Victoria Prego, su ídolo Rubalcaba y a qué juega 'El Mundo'. Por Vance

Vance, 02-08-2004

(Un recordatorio de la cambiante y oscura trayectoria editorial de 'El Mundo')



En el diario El Mundo, Victoria Prego ha publicado el 1 de agosto de 2004 un artículo titulado "La respuesta nunca llegará". Habla de la comisión del 11-M, de las brumas de aquellos días, de la imposibilidad de saber la verdad, y dedica el grueso de su texto a comentar las afirmaciones del gobierno que daban prioridad a la línea de investigación sobre ETA. En ese artículo, Victoria Prego aplica dos sistemas de pensamiento a la vez.

I. CONFIANZA CIEGA

En una fase intermedia de su artículo, Victoria Prego se convierte en sumisa creyente:

"Pero fue su segunda decisión la que evidencia la miopía política de la que hizo gala José María Aznar en aquellos momentos decisivos. Ha contado estos días Alfredo Pérez Rubalcaba ante la Comisión de Investigación cómo Zapatero propuso a Mariano Rajoy aquella mañana del jueves 11 de marzo que el Gobierno convocara inmediatamente el Pacto Antiterrorista, porque él acudiría de inmediato a mostrar su incondicional apoyo al Ejecutivo, y cómo no recibió respuesta alguna que no fuera el silencio. Ha contado también cómo les fue comunicada a los dirigentes socialistas la convocatoria de la manifestación para el viernes por la tarde: sin consultarles, sin darles opción a participar en esa convocatoria, sin siquiera compartir la elección del texto de la pancarta que habían de portar todos. Todos. Ha contado también cómo, después del jueves por la noche, cuando él mismo le traslada a Javier Zarzalejos, entonces secretario de la Presidencia, la impresión de que podía no ser ETA, la comunicación del Gobierno con el PSOE se cortó para siempre.

Estos detalles, aparentemente secundarios, evidencian una cosa: que Aznar quería derrotar a ETA, efectivamente, pero que quería hacerlo él solo..."


Estos son los detalles "que evidencian" (¡que evidencian, nada menos!) etc., contenidos en el párrafo citado:

1) Alfredo Pérez Rubalcaba contó que "Zapatero propuso a Mariano Rajoy aquella mañana del jueves 11 de marzo que el Gobierno convocara inmediatamente el Pacto Antiterrorista, porque él acudiría de inmediato a mostrar su incondicional apoyo al Ejecutivo, y cómo no recibió respuesta alguna que no fuera el silencio."

2) Alfredo Pérez Rubalcaba contó que "les fue comunicada a los dirigentes socialistas la convocatoria de la manifestación para el viernes por la tarde: sin consultarles, sin darles opción a participar en esa convocatoria, sin siquiera compartir la elección del texto de la pancarta que habían de portar todos. Todos."

3) Alfredo Pérez Rubalcaba contó que "después del jueves por la noche, cuando él mismo le traslada a Javier Zarzalejos, entonces secretario de la Presidencia, la impresión de que podía no ser ETA, la comunicación del Gobierno con el PSOE se cortó para siempre."

Aquí veo yo unos detalles que evidencian que Victoria Prego se está haciendo la ingenua. Estos detalles son, los tres, "que Rubalcaba contó".

a) Victoria Prego lleva mucho tiempo siguiendo la política nacional y sabe perfectamente que hay que tener mucho cuidado con lo que diga Rubalcaba porque es más fiel a sus intereses que a la verdad.

b) Victoria Prego sabe perfectamente que su obligación como periodista es contrastar esas afirmaciones (que no hechos) y preguntar a Rajoy, a quien coordinó la manifestación que cita ella y a Zarzalejos. Pero Victoria Prego no dice que ella haya contrastado ni confirmado las afirmaciones de Rubalcaba. No sabemos si lo intentó o no.

b.1)--Si no lo intentó, lo suyo no es periodismo: es propaganda política.

b.2.1)--Si lo intentó y no le quisieron contestar, habría utilizado esa negativa para poner más a su favor la tesis. Lo diría; lo dicen siempre los periodistas cuando se da el caso: "el aludido no ha querido comentar el asunto a esta periodista". Es de manual. Si no lo ha escrito, puesto que hubiera apoyado su tesis, es que no pudo ponerlo negro sobre blanco.

b.2.2)--Si lo intentó y le contestaron que lo que decía Rubalcaba era cierto, ella no se hubiera aferrado a la paupérrrima expresión "Rubalcaba contó". Habría relatado los hechos en sí como ciertos, pues habrían sido confirmados por las dos partes. Verbigracia:

"Zapatero propuso a Mariano Rajoy aquella mañana del jueves 11 de marzo que el Gobierno convocara inmediatamente el Pacto Antiterrorista, porque Rubalcaba acudiría de inmediato a mostrar su incondicional apoyo al Ejecutivo, y no recibió respuesta alguna que no fuera el silencio. Les fue comunicada a los dirigentes socialistas la convocatoria de la manifestación para el viernes por la tarde: sin consultarles, sin darles opción a participar en esa convocatoria, sin siquiera compartir la elección del texto de la pancarta que habían de portar todos. Todos. Después del jueves por la noche, cuando Rubalcaba le traslada a Javier Zarzalejos, entonces secretario de la Presidencia, la impresión de que podía no ser ETA, la comunicación del Gobierno con el PSOE se cortó para siempre."


[Facultad de Ciencias de la Información, Primer Curso]

Eso hubieran sido hechos, si le hubieran dicho amén a sus preguntas los del PP. Y como no los puso como hechos, sino como "Rubalcaba contó", era que no tenía más asidero que las palabras de Rubalcaba. Lo otro hubiera sido su triunfo total, y no lo hubiera desdeñado. Además, la obligaba a ello la deontología periodística.

b.2.3) Si lo intentó y le contestaron, pero negando la palabra de Rubalcaba y dándole otra versión distinta de los hechos, entonces Victoria Prego debería haber escrito algo parecido a esto (en negrita, los cambios):

"Ha contado estos días Alfredo Pérez Rubalcaba ante la Comisión de Investigación cómo Zapatero propuso a Mariano Rajoy aquella mañana del jueves 11 de marzo que el Gobierno convocara inmediatamente el Pacto Antiterrorista, porque él acudiría de inmediato a mostrar su incondicional apoyo al Ejecutivo, y cómo no recibió respuesta alguna que no fuera el silencio. Pero Rajoy nos ha explicado que las cosas no fueron así porque... Rubalcaba ha contado también cómo les fue comunicada a los dirigentes socialistas la convocatoria de la manifestación para el viernes por la tarde: sin consultarles, sin darles opción a participar en esa convocatoria, sin siquiera compartir la elección del texto de la pancarta que habían de portar todos. Todos. Pero esta periodista se ha puesto en contacto con el señor M, coordinador de la manifestación, quien ha desmentido la versión de Rubalcaba y ha afirmado que consultó a los socialistas... . Ha contado también Rubalcaba cómo, después del jueves por la noche, cuando él mismo le traslada a Javier Zarzalejos, entonces secretario de la Presidencia, la impresión de que podía no ser ETA, la comunicación del Gobierno con el PSOE se cortó para siempre. Pero Javier Zarzalejos dijo a esta periodista que hubo comunicaciones con el PSOE los días siguientes, en concreto... Estos detalles, aparentemente secundarios, evidencian una cosa: que yo, Victoria Prego, no tengo ni idea de lo que pasó aquí, pero lo que es seguro es que alguien miente."

Esto le hubiera derribado la tesis a doña Victoria. En todo caso, no lo hemos leído en su artículo. Puede ser por dos razones: nunca sucedió (lo cual nos lleva a las restantes conclusiones ya expuestas, ninguna de ellas halagüeña para la periodista) o sucedió, le negaron lo dicho por Rubalcaba y lo está ocultando. En ese caso, no habría más que hablar.

Entiéndase que lo que expuesto no debería tomarse en bloque. Lo he explicado así por motivos metodológicos de claridad, pero si se hubieran dado las circunstancias descritas y estudiadas, Prego habría expuesto el hecho como tal hecho en uno de "los detalles", la contradicción entre las dos partes en otro, y la negativa a hablar en un tercero, por ejemplo. Todo ello habría apoyado su veracidad.

CONCLUSIONES PROVISIONALES

En cualquiera de los casos:

1. Victoria Prego no se ha comportado como debe hacerlo una profesional periodística, al haber ocultado a los lectores o bien que no intentó contrastar la información o bien el resultado de los intentos si éstos existieron.

2. Victoria Prego se cree lo que pueda decir Rubalcaba a pies juntillas y cree o finge creer que sus afirmaciones son hechos innegables.

En cuyo caso, en vez de escribir un artículo tan largo, podría haber ocupado ese espacio del periódico con una sola frase, y evitarse ese manoseo de palabras inútil y autodelator:

"La verdad es lo que diga Rubalcaba"


************
II. TELEPATÍA CREATIVA

En otra parte de su artículo, Victoria Prego dice lo siguiente:

"Independientemente de las cuestiones técnicas, estas son mis conclusiones políticas:

Cuando el 11 de marzo por la mañana el Presidente Aznar tuvo noticia de los atentados y dio por hecho, como todos los españoles, que los terroristas de ETA eran los autores de aquella atrocidad, tuvo un pensamiento. Algo muy similar, por otra parte, a lo que había expresado en público el lehendakari Ibarretxe a muy primera hora de aquella mañana: ETA acaba de firmar su extinción; de este golpe, los españoles tardaremos en levantarnos, pero los terroristas ya no van a levantar jamás.

Sólo a partir de ese pensamiento se explican dos decisiones adoptadas por Aznar aquella misma mañana, las dos equivocadas."


1) Obsérvese que ahora Victoria Prego saca, como conclusión, la lectura del pensamiento de Aznar. La única fuente podría ser la afirmación oral u escrita de ese pensamiento por Aznar o por alguien que le hubiera oído personalmente a Aznar expresar eso que dice Prego. Pero como a tal fuente no la alude en absoluto, hemos de deducir que doña Victoria Prego tiene poderes.

2) Se confirma que doña Victoria Prego tiene poderes cuando afirma: "Sólo a partir de ese pensamiento se explican dos decisiones adoptadas por Aznar". El hiato entre el pensamiento y los hechos es insalvable en este caso. La periodista no ha considerado que pudiera haber otras explicaciones a las que desde su inteligencia y su relativo conocimiento de los hechos ella no pudiera alcanzar. Prego utiliza aquí la expresión impersonal "se explican" como si ella fuera el sumun de la capacidad explicativa de la humanidad, de manera que cuando ella piensa "sólo así me explico" traduce para el resto de los mortales "sólo así se explica". Díjolo Blas, punto redondo.

3) Sin embargo, si doña Victoria fuera un poquito más realista, se daría cuenta de que no está precisamente en el pináculo de la humanidad, y que en realidad esas capacidades son bastante más modestas. Ella misma lo ha demostrado: creer a pies juntillas cualquier cosa que diga Rubalcaba no es ya de persona normalita: es de pardillo total.

4) El artefacto semántico usado por Victoria Prego bien merece una observación: "Independientemente de las cuestiones técnicas, estas son mis conclusiones políticas". No existen esas diferenciaciones, la verdad es la que es y no hay conclusiones políticas por un lado y técnicas por otro. Todos los hechos, políticos, técnicos o de cualquier otra índole deben ser usados para reconstruir la verdad, y en el curso de esa investigación no hay más remedio que unirlos todos, pues todos ellos formaron parte de la realidad, y la realidad no se divide en los compartimentos estancos en los que quiere aislarlos Prego, sino que están todos inevitablemente conectados. Incluso Victoria Prego puede comprender que, fueran cuales fueran los autores e inductores, el atentado perseguía un cambio de gobierno debido a las cercanas elecciones. La hipótesis misma de Al Qaeda (a la cual la misma Prego parece afecta, luego no puede evadirse de sus consecuencias) lo confirma, y hay constancia documental de escritos de esa organización que hablaban de atentar en España como eslabón más débil de la coalición de Irak, y de la conveniencia de que mediante un atentado la gente votara a los socialistas, que sacarían las tropas de Irak. Y si el efecto era político, es que había motivaciones políticas. Entonces, ¿por qué Prego se circunscribe a la adivinación del pensamiento de Aznar y no hace lo propio con otros políticos?

5) Únase a esto la perversa utilización del adjetivo "político". Prego juega a diputada para imitar los planteamientos de la comisión de investigación y del parlamentarismo en general. Estos planteamientos diferencian entre "responsabilidades políticas" y "responsabilidades penales o administrativas". Pero las responsabilidades políticas se sustentan tan sólo en unas conclusiones, parlamentarias o de una comisión, que afirma o no que las hubo. En la lucha por el poder disfrazada de parlamentarismo, las conclusiones de cada grupo o partido están escritas ANTES de que comience el debate o las comparecencias. En suma: son una farsa que en realidad refleja las alianzas entre partidos, y no ningún tipo de conclusión racional. A partir de ahí empieza la lucha mediática pidiendo la dimisión de alguien, o la persecución implacable del buen nombre del designado por las alianzas como su víctima. ¿Creerá Victoria Prego que va a ganar prestigio imitando lo peor de la partitocracia? Pues eso es lo que está haciendo.

6) Sin embargo, la postura de Prego es especialmente absurda porque obtiene conclusiones políticas "independientemente de las cuestiones técnicas". ¿A qué llamará doña Victoria "cuestiones técnicas"? ¿A la investigación policial? ¿A los datos del sumario? ¿A los hechos demostrados? ¿A los inventados, como el kamikaze? ¿A los supuestos sin base suficiente, como la GOMA 2? ¿A la realidad en sí? En último término, téngase en cuenta lo siguiente: hemos oído ya más de una vez a dirigentes del PSOE y de IU que "Aznar es políticamente un criminal". El uso del modificador "político" es una trampa cobarde de quienes quieren evadirse de su responsabilidad penal, desde el punto de vista de que, poniendo esa muletilla, se deben interpretar sus palabras como parte del enfrentamiento político, dentro del cual se salvan por su condición de aforados. Pero esto conlleva un efecto no deseado por los agresores verbales: al diferenciar "político" de "real", nos indican que su mundo es un mundo de ficción, una "realidad" virtual en donde los hechos son o no son a medida de sus deseos. Lo cual no es de extrañar en profesionales de la política, pues su contacto con el poder o el ansia de alcanzarlo los transforman a veces en megalómanos y los llevan a colocarse fuera de la realidad. Y lo más sugerente de todo es que Victoria Prego adopta ese vocabulario, cuya procedencia indica bien a las claras las influencias que han dominado en su "sutil" análisis.

CONCLUSIONES PROVISIONALES

1. Victoria Prego es como la bruja Lola: lee las mentes. Al menos, la de Aznar.

2. Victoria Prego cree que sólo se explican ciertas cosas con adivinaciones de pensamiento que ella realiza, sola o en compañía de otros.

3. Victoria Prego saca "conclusiones políticas" "independientemente de las técnicas" para precaverse de que la técnica (o sea, la realidad) en algún momento futuro le desmonte su teoría. Si esto llega a suceder, Prego podrá decir que sus conclusiones eran políticas y no técnicas, lo cual equivale a definir la política como el arte de atribuir intenciones y pensamientos a los demás, obviando los hechos que haga falta obviar.


***********
III. ¡CAMBIO DE PAREJAS!

Se puede resumir lo anteriormente expuesto así: para sacar conclusiones "políticas", Victoria Prego aplica métodos diferentes según cual sea el político del que hable. Tratándose de Rubalcaba, admite sus afirmaciones como hechos indudables. Cuando observa a Aznar, no cree en sus palabras ni se atiene a ellas, sino que explica sus hechos mediante una revelación seudomística: "TUVO UN PENSAMIENTO".Esta diferencia de trato no puede ser más llamativa. ¿Influye en ella alguna preferencia particular? ¿Es obra de sus credulidades o incredulidades privadas? ¿Redactó su artículo con un final forzado, con unas conclusiones a las que había que llegar como fuera, y no se le ocurrió nada mejor que dar el cante tan escandalosamente? ¿Pensará Victoria Prego que todos los lectores son unos pasmarotes? ¿O será que "a la fuerza ahorcan"? ¿No tiene El Mundo mejores recursos para colaborar en el inútil montaje colectivo que están realizando los grandes medios de comunicación?

En todo caso, acabemos con una propuesta interesante. Imaginemos que Victoria Prego aplica su métodos a los personajes cambiados.

¿Qué pasaría si Victoria Prego diera por cierto todo lo que Aznar dijo en público desde el 11-M? ¿Llegaría a las mismas conclusiones que ahora? Evidentemente, no. Por el contrario, andaría diciendo: "no hay que descartar a ETA". ¿Y le pagaría entonces Pedro Jota por ese artículo? ¿De verdad?

¿Y qué sucedería si Victoria Prego explicara los hechos y los dichos de Rubalcaba a partir de sus poderes de adivinación mental? ¿Cómo explicaría los pensamientos de Rubalcaba, por ejemplo aquello de que "el gobierno nos miente"? ¿Y qué pensamientos, doña Victoria, tuvo Rubalcaba, cuando iba conociendo con 24 horas de antelación lo que luego diría el gobierno?

Pero si sólo pudiera pedir un deseo a la gran maga, yo le preguntaría lo siguiente: aquella noche del 12 de marzo, mientras agonizaban aún víctimas del 11-M, muchos de ellos (por los barrios de donde venían) votantes del mismo PSOE, aquella noche del 12, no del 13 ni del 14, mientras Rubalcaba junto con José Blanco y otros socialistas CELEBRABAN el final de la campaña electoral (¡el final anticipado por unos terribles crímenes!) en un restaurante, así, en público, sin recato, sin duelo ni quebranto ni decencia, mientras otros morían y todos llorábamos, repito, doña Victoria, ¿tuvo Rubalcaba pensamientos? ¿En qué pensaba? ¿Qué celebraba en su mente, ésa que usted sabe leer? ¿Qué demonios podía celebrar Rubalcaba en aquellos momentos?

Se lo pregunto... ya sabe... por sacar "conclusiones políticas".

Vance

************************

¡QUEREMOS SABER!

************************
----------------------------------------

Y así, podría estarme horas y horas, publicando datos, hechos consumados por parte de miembros de "El Mundo", que demuestran como la justicia "es igual para todos, pero para unos más que otros" y como los medios son capaces de hacerte creer una cosa y la contraria sin problema:

"El Mundo" primero ocultaba la verdad; después la buscaba. Del "Aznar criminal", al "Aznar víctima" (como si "El Mundo" fuera un periódico llevado por gente con trastorno bipolar).


ÍNDICE

[HILO OFICIAL 3] 11-M. Lo que callan los vendelibros y vendeperiódicos. Índice en actualización permanente.
 
Última edición: