El Ayatolá

Mensajes de perfil Última actividad Publicaciones Acerca

  • Es preciso, ¡ay!, convenir de esto que, en el estado de vigilia, pese a toda apariencia, el
    hombre duerme de ordinario tan profundamente, que las estridencias de todas las trompetas de los ángeles del cielo no bastarían para despertarle a la visión exacta de las cosas de la tierra.

    Desde otro punto de vista, en el dominio operativo, no es menos cierto que el sujeto del Arte, nuestro mineral elegido, está sumido también en la modorra muy cercana a la muerte, y debe sufrir un violento choque de ondas, del cual suministran perfectamente la expresión simbólica el grito, el clamor, el sonido agudo de los instrumentos de metal.

    Mutus Liber

    ¡¡¡SALUD!!!!
  • Cargando…
  • Cargando…
  • Cargando…