Burbuja.info - Foro de economía > > > Gaspar Meana, el genio ignorado
Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Antiguo 16-jun-2013, 01:31
Mouguias Mouguias está desconectado
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 15-marzo-2007
Mensajes: 5.139
Gracias: 2.601
13.429 Agradecimientos de 3.188 mensajes
Publicado el once de junio en La Nueva España de Oviedo:

El cómic de Gaspar Meana, entre los libros universitarios más vendidos


Oviedo, J. C. «La crónica de Leodegundo» de Gaspar Meana (Gijón, 1960), la historieta ambientada en la Asturias medieval, fue uno de los libros más vendidos por la Unión de Editoriales Universitarias en el primer fin de semana de la Feria del Libro de Madrid, junto a «El boson de Higgs», editado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que llevaba el reclamo del reciente premio «Príncipe de Asturias» a sus descubridores.

El cómic de Meana «La crónica de Leodegundo vol. 1, El cantar de Liuva» ha sido editado por la Universitat de les Illes Balears y contiene los cinco primeros álbumes de esta saga compuesta por 25, narrada minuciosamente en más de 1.250 páginas dibujadas en blanco y negro. Es la primera edición en castellano de la historia que el autor gijonés escribió y dibujó desde 1989 a 2005 y que narra una historia que comienza en el año 711 y termina en 960, se inicia en el Reino de Asturias y abre el foco a una historia de la Europa altomedieval y del Magreb y Oriente Medio.

No hay película de Hollywood, no hay novela histórica, no hay apenas libro académico que se pueda comparar a la Crónica de Leodegundo: dos siglos de la historia de Europa vista desde el Reino de Asturias. La exactitud, la erudición y el detalle de Meana son sobrehumanos, no sólo al reconstruir la arquitectura y los monumentos sino sobre todo, al reconstruir la mentalidad de unos personajes que vivían en un mundo que no tenía nada que ver con el nuestro. Es lo más parecido a una máquina del tiempo que vais a ver jamás.

El Sr Meana y yo tenemos un amigo en comun. No quiero dar detalles de su situación porque no soy quién, pero queda muy claro que ni su obra ni él mismo han recibido el reconocimiento que merecen. Después de VEINTICUATRO AÑOS han tenido que venir los mallorquines a dar difusión, por fin, a la increible hazaña de este dibujante asturiano. Es vergonzoso. A la Universidad de Oviedo y al Principado se les tenía que caer la cara de vergüenza. Esa charlotada pretenciosa llamada "Premios Príncipe de Asturias" debería premiar a gente como Meana, en vez de buscarse a Woody Allen, que debió de partirse la caja ante nuestros memos con ínfulas.
Luego se fundirán cuarenta millones en el pvto centro Niemeyer, aldeanos acomplejados de mierda.


Responder Citando
Estos 12 usuarios dan las gracias a Mouguias por su mensaje:
  #2  
Antiguo 16-jun-2013, 09:32
Mouguias Mouguias está desconectado
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 15-marzo-2007
Mensajes: 5.139
Gracias: 2.601
13.429 Agradecimientos de 3.188 mensajes
Acabo de encontrarme una reseña buenísima en este enlace. Copio y pego:

La historia de este comic es casi tan apasionante y ejemplar como las andanzas que en ella se cuentan. En 1989 Gaspar, que entonces tiene 29 años, se queda en paro tras haber realizado diversas tareas como ilustrador. Aprovechando el dinero que le queda pone en marcha una de las sagas más ambiciosas que se hayan realizado en este país. La crónica de Leodegundo cuenta la vida una familia a través de tres generaciones. El primero de esos “Cantares”, dedicado a Liuva, es el que ahora se publica y comprende seis álbumes. El segundo, el de Teudán, abarca ocho y el tercero, de Piniol, once. Lo que arroja la apabullante cifra de más de mil cien páginas, calculando un promedio de 44 páginas por álbum.

En cualquier país europeo “normal” Gaspar habría tenido un editor que le habría mimado y apoyado, distribuyendo su material y permitiéndole trabajar al habitual ritmo de un álbum por año. Está claro que aunque Meana sí se encarga de escribir sus historias, dibujarlas y documentarlas con extremo rigor, como veremos, no las colorea. Pero no por propia voluntad sino porque eso suponía encarecer un producto que nadie deseaba comprar. Efectivamente, a lo largo de las más de dos décadas en que él ha estado dedicado a culminar su obra, tan sólo ha conseguido interesar a un editor local, que lo publicaba prácticamente porque las subvenciones al bable rentabilizaban los libros casi desde antes de salir a la calle. Con lo que su distribución y difusión nunca fueron importantes. Por tanto Gaspar publicaba, sí, pero en una lengua minoritaria y con una difusión mínima, casi marginal.
Ese ha sido su destino mientras iba construyendo un álbum tras otro, sin apenas reconocimientos, más allá de la concesión de varios Premios Haxtur, que sin duda le llenaron de orgullo pero en absoluto mejoraron su situación económica. Porque lógicamente el paro se le acabó y tuvo que alternar la realización de la Crónica con la distracción que suponían otros encargos con los que ir sobreviviendo. No sólo eso, su voluntad de realizar el trabajo más realista posible le ha llevado a estar constantemente a la caza de nuevas referencias y fuentes documentales que le permitiesen enriquecer su historia. Hasta el punto de corregirse a sí mismo y corregir la “historia oficial”. Por un lado en el curso de su investigación se topó con datos que confirmaban que algunos elementos que había incluido estaban equivocados y así lo anotó en su momento. Pero, además, descubrió que un determinado personaje, considerado tradicionalmente como legendario, coincidía con uno de los reyes cuya vida él estaba narrando. Hasta concluir que eran el mismo, desdoblado y mitificado con el paso de los años.
Hablamos por tanto de un tebeo culto, riguroso, la labor de un orfebre con muchas cosas que contar y con la firme voluntad de no dejarse nada en el tintero. Así que el lector se enfrenta a planchas saturadas de información en las que es fácil perderse y que exigen toda nuestra atención. La Crónica ofrece un panorama completo del mundo bajo medieval, con constantes viajes de occidente a oriente, trayectos que nos llevan a través de tierras devastadas, religiones y culturas diversas, de pasiones más grandes que la vida. Es una obra muy rica en texturas y narrativamente densa
Por otro lado es un culebrón fascinante, un comic que cualquiera puede disfrutar, ya que antes que la Historia con mayúsculas, lo que le interesa a Gaspar son las historias, las vidas de esos personajes que pueden ser nobles y heroicos, pero también cobardes, viles, ambiciosos y llenos de debilidades. No hay grandes héroes aquí, más bien una visión muy realista y quizás algo deprimente de la condición humana. La ambición y el interés propio determinan la suerte de miles de personas que caen aplastadas por el capricho de reyezuelos o emperadores que tan pronto están en la cima del mundo como arrastrándose por el fango.
Y ahora, cuando parecía que nadie se atrevería a publicar esta obra realmente maldita del comic español, el servicio de publicaciones de la UIB nos da una maravillosa sorpresa. Según comentaba Gaspar a él le parecía una increíble coincidencia. Hace años, mientras perfilaba los guiones de los primeros álbumes, viajó a las islas acompañado de unos amigos en lo que recuerda como “algunos de los mejores días de mi vida”. Después su relación sentimental con las islas se mantuvo en la distancia. Y ahora de forma casi milagrosa una institución tan arraigada en Mallorca como la Universidad se atreve a publicarle en unas condiciones que le permitirán acceder a un público masivo.
[...]
Con todas las pegas que le podamos poner, Leodegundo es una obra brutal, avasalladora, desbordante, que es imposible leer de un tirón, tal es su intensidad y rigor. Es un tebeo muy respetuoso con el lector, al que recompensa con conocimiento y una distracción inteligente. Se aprende mucho leyéndolo, no sólo datos sobre nuestro pasado, también sobre nuestra condición humana, nos reconocemos en esos personajes que pasean sus ansias y melancolías de un lado al otro del Mediterráneo, sin encontrar nunca un consuelo, alegría o paz definitivas. La Crónica es desoladora pero también terapéutica. Como nos recuerda su autor en el prólogo: “…entonces como hoy cada fin del mundo precede a un mundo nuevo, que no necesariamente ha de ser peor que el que sucumbe”.

¡Corran a comprárselo a la librería más cercana!



Responder Citando
Estos 3 usuarios dan las gracias a Mouguias por su mensaje:
  #3  
Antiguo 16-jun-2013, 10:12
inmi_soy inmi_soy está desconectado
ir-
 
Fecha de Ingreso: 26-diciembre-2009
Mensajes: 19.245
Gracias: 35.634
11.067 Agradecimientos de 6.668 mensajes
Me ha gustado y mucho, espero poder tener la oportunidad de compra toda la crónica de Leodegundo.

Gracias por dar a conocer esta historia tan llena de contradicciones, para con España.


Responder Citando
Estos 2 usuarios dan las gracias a inmi_soy por su mensaje:
  #4  
Antiguo 20-jun-2013, 22:44
Mouguias Mouguias está desconectado
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 15-marzo-2007
Mensajes: 5.139
Gracias: 2.601
13.429 Agradecimientos de 3.188 mensajes
Las portadas de los seis primeros álbumes:



Ésta me parece que es la batalla de Covadonga:



Alfonso II dedica la Cruz de los Ángeles:



Responder Citando
Estos 2 usuarios dan las gracias a Mouguias por su mensaje:
  #5  
Antiguo 22-may-2015, 21:20
Mouguias Mouguias está desconectado
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 15-marzo-2007
Mensajes: 5.139
Gracias: 2.601
13.429 Agradecimientos de 3.188 mensajes
Ya están a la venta el volumen II y el III de la Crónica en castellano, una vez mas edita la Universitat de les Illes Balears. Reseña ditirámbica en el blog "TBO y no lo Creo":

El servicio de publicaciones de la UIB avala la obra más interesante editada en las islas. El primer volumen de La Crónica de Leodegundo se convertía el año pasado en un insospechado éxito en la Feria del Libro de Madrid, en el terreno de las publicaciones universitarias, donde sólo era superado por un libro dedicado al Bosón de Higgs. Ahora aparece el segundo volumen, con una calidad aún superior a la de la primera entrega. Si en el último capítulo de Balears, abans i ara la captura de un conejo sirve como excusa para un largo paseo por la villa de Pollentia, el héroe de Meana abandona su Asturias natal y se dirige hasta Bagdad donde espera encontrar un mítico animal, una bestia a la que llaman elefante. Esta metafórica diferencia de dimensiones define bien la distancia que separa La Crónica de otros tebeos históricos locales, incluso de aquellos realizados con tanta dignidad como la citada obra de Quim Bou.



Responder Citando
Estos usuarios dan las gracias a Mouguias por su mensaje:
Respuesta

Etiquetas
connor vive en un pene de marfil, esto con franco no pasaba

Herramientas
Desplegado


Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
Solución a la crisis económica de España - Pablo Álvarez Meana. vídeo dodaltel Guardería 10 22-mar-2018 08:31
¿Quieres ser un ignorado? JMHelsinki Guardería 73 29-abr-2011 16:50
Grupo de discípulos de Gaspar Zarrias sr chinarro Burbuja Inmobiliaria 0 12-ene-2009 20:20


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 16:10.