Burbuja.info - Foro de economía > > > Los que no se FOLLAN NEGRAS son unos BLANQUITOS DECADENTES.
Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Antiguo 24-feb-2018, 10:36
Markkus Markkus está desconectado
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 18-enero-2015
Ubicación: Tercios Viejos de Infantería Española.
Mensajes: 5.450
Gracias: 22
11.512 Agradecimientos de 3.194 mensajes
Visto y comprobado ayer por 3838383 vez.

Los blancos que no se follan una buena NEGRA:

1) Saben que son unos pichafloja carentes del empuje necesario como para sexualmente satisfacer debidamente a una jamona negra con culazo, tetas y coño tragón.

2) Carecen de EMPAQUE y COJONES suficiente para llevarse tremendas hembrotas con harto carácter que no se van sino con el man más verraco.


Follar negras es algo propio de los todos los supremacistas sea en este caso nietzscheanos. Ponérsela dura a una pedazo de mujer africana demostrando ser un puto GORILA ALBINO al que no le tose ni la puta que te parió pues proviene de una tierra castellana donde los hombres nacen directamente armados y con andares de chulo temerario. Obviamente para que ellas te identifiquen como un igual más allá del color hay que estar bien mazado-tatuado, con buenas golden cadenacas y sobre todo unos COJONES ESPAÑOLES que fuerzan un gesto recio, tosco, bravucón y barbudo de decir: soy blanco y es por mis COJONES que si me tengo que liar a hostias aquí mismo lo hago sin huevonadas.

En la vida hay que pasear con dignidad y honor nuestra categoría de descendientes espirituales y genéticos de aquellos bravos conquistadores y soldados. Somos ESPAÑOLES y si nuestros ancestros se hincharon a follar buenos coños indios por América en la actualidad no vamos a ser menos al acometer con la misma furia frente a coños africanos. De haber caído españoles por Africa masivamente que nadie dude que ya habría toda una raza hispano-africana (semejante a Cuba) chuleando duro por negrolandia.

NEGROLO PIROLO MANDA.

Es un gustazo tener buenas hembras negras rolándote las kifas, buscándote un hijo mulato, preparándote comida rollo Pablo Escobar con buena banana frita con arroz y pollo. Y qué decir de combinar tambores africanos + guitarra española. O de estar bien encamisado rollo Alatriste afro-caribeño con tremendas mujerotas cerca. Hembrotas africanas de facciones suaves, aroma natural y cuerpos que hacen perder el sentido.

Dejad de ser blancos amariconados y pasad a ser dandys a la catalana cual negrero por Cuba.

Tomad nota frikis blanquitos de mierda que mucho blabla en foritos pero en la vida real calladitos como putas que sois unos mierdas que os inflo a hostias putos subnormales.

Estos 2 usuarios dan las gracias a Markkus por su mensaje:
  #2  
Antiguo 24-feb-2018, 10:44
Vivoenalemania Vivoenalemania esta en línea ahora
Miembro del BCE
 
Fecha de Ingreso: 09-febrero-2016
Mensajes: 561
Gracias: 30
312 Agradecimientos de 152 mensajes
Pues tienes razon me habre follado a unas 6 negras no putas y en la cama son la ostia chorrean que parece un puto lago la cama despues de follarsela


Responder Citando
  #3  
Antiguo 24-feb-2018, 11:32
Frenadoll Frenadoll está desconectado
Baneable
 
Fecha de Ingreso: 12-septiembre-2017
Mensajes: 281
Gracias: 84
154 Agradecimientos de 94 mensajes
Iniciado por Markkus Ver Mensaje
Sólo quería dejar constancia ante todos los alumnos de la escuela de ALFISMO BMW TEMPLO NIETZSCHE del final del ínclito Markkus: sempiterna figura heróica, ora atemporal Quijote ora encarnación del espíritu guerrillero español.

Y sí, quién carallo me lo iba a decir a mí: a un dandy-mujeriego, a un man bien verraco matador, a un experimentado alumno sadiano que, finalmente, iba a ser una mujer la que iba de acelerar el cambio, acaso una segunda vida surgida de la axfisia y lacónico deambular que la primera provocaba. Bien sabía Nietzsche que si el GUERRERO precisaba de guerras, no menos precisaba del reposo y cuidado que la mujer, eternamente pasiva, atenta y sensible brinda a aquel que no cesa en su acometer.


Vaya por delante que en estos tiempos de incertidumbre globalizada sacudida por los rigores de la crudeza neoliberal nadie está exento en mayor o menor grado de desorientación respecto de sus coordenadas vitales. El sistema hace años que dejó de funcionar en la medida que las alentadas expectativas han quedado desplazadas por la vigencia de las leyes de acumulación de capital. En latín vulgar: el sistema reporta los beneficios generados a la élite en tanto los de abajo han de conformarse con las migajas. Pero Markkus jamás asumió verse reducido a mercancía desechable, precaria y sin delirios espartanos de grandeza terrenal. Markkus entendió que el camino de su auto-realización personal pasaba por generar cash, mazarse como un puto simio africano, aprender a reventar cabezas, chulear de dandysmo bienvestío + Rolex + golden cadenas, pilotar motores bávaros y aprehender toda la filosofía que las horas robadas al sueño dieran de sí. Markkus fue creativo, inteligente, voluntarioso y sumamente enérgico durante el transcurso de casi una década, hecho este que propició la consecución de los objetivos que su juvenil espíritu reclamaba como medio de materializarse, ensancharse, hacerse señor de sí mismo. Markkus saboreó los edulcorantes placeres de una GLORIA que se sabe reposa sobre los hombros luego de haberla perseguido tenazmente con los COJONES en la mano que sostiene la ropera y la HONRA en la cual reposa la pluma. Markkus impuso su moral aristocrática a una vida en la que hubo de crear su grandeza épica personal a partir de las reminiscencias de grandeza épica colectiva sepultadas por los siglos y la sangre de sus ancestros: los veteranos de los temibles Tercios Viejos Españoles conjugados con la de toda suerte de luchadores, acaso prohombres cuyas vidas no pueden ser encauzadas en los mediocres márgenes que la mediocridad hecha país dispone.

Pero nuestro héroe maldito, esta curiosa mezcla del veterano de Flandes cuadrado soberbia e impasiblemente en un mostacho barbudo y marcial, con la del rebelde anarco-sindicalista marrullero y amante de la cultura al unísono, entendió que su guerra individual contra el mundo había dejado de tener sentido, que era inútil mantener una enconada resistencia frente a los avatares de un mundo moderno líquido y permeable incapaz de brindar salidas honrosas al poderío de los que resisten a abandonar las armas. Markkus había perdido la moral que alienta al siempre fervoroso combatiente ibérico a proseguir una guerra encauzada más allá de los confines de lo racional. Markkus había caido en el nihilismo que tiempo atrás había superado. Su cosmovisión intelectual no complacía unos instintos y espíritu que habían cristalizado cualitativamente en algo diferente a lo que primigeniamente cabía esperar. Ah, ironías de la Historia y su dialéctica que quien con monstruos lucha acaba él mismo convertido en monstruo.

Markkus dejó de servir a unos fines destinados a la elevación suprahumana para tenderse sobre el legado de malos hábitos adquiridos como medio de llegar a sus fines. Markkus se entregó a la violencia, las drogas, las noches con mujeres de carnosa estampa y nimia esencia, los esteroides, la irresponsabilidad sentimental, la búsqueda de estímulos constantes con objeto de probar una y otra vez de ese manantial de fuerza nerviosa del que surge todo: la vida. Markkus devino peligrosamente en alguien que afirmaba su condición de español cuando dicha condición provocaba pánico, respeto y admiración en buena parte del mundo conocido y aún por conocer. Markkus se adentró profundamente en el crepúsculo de una locura chamánica a la cual invocaba desde el necrófilo grito belicista de VIVA LA MUERTE. Markkus, excedióse pues en su conducta de afirmar la temeridad bravura como forma de vida.

En lo que nos atañe a este espacio virtual, Markkus no necesita ya de desfogar oportunamente su violento ánimo escupiéndoles verdades a la cara a todos estos hombrecitos pusilánimes, a todos estos betas cobardes y mediocres espiritual y personalmente; verbigracia, que eran y seguirán siendo unos mierdas que en el fondo venderían su alma por imitar al fuerte, al bello, al excelso, pero que carecen de COJONES, VOLUNTAD, INSTINTO e INTELIGENCIA para llegar a serlo y por ello le odiarán y envidiarán día tras día.

Markkus y el zen han recompuesto la unidad dialéctica de la vida y caminan hacia un nuevo horizonte en el cual la poderosa fuerza de sus instintos no está ya llamada a imponerse de forma bárbara e irracional sino que, por el contrario, será adiestrada y canalizada conforme se habitúa a ser articulada por medio de la práctica del zazen. Con la firmeza y reposo que confiere la experimentación del Kensho no me resta sino despedirme de todos los que me hayan leído y sobre todo sabido aplicar en su día a día. La conclusión final que se impone no es sino que la iluminación cósmica, el Vedanta y el ejercicio de deportes de contacto incluyendo ahora el adiestramiento con katanas, creo que satisfacen vigorosamente las exigencias de un espíritu cuya vocación hiperbórea provoca insuficiencia al confrontar con los estrechos corsés de la filosofía occidental.

Para trascender el hombre debe superarse a sí mismo por más doloroso y difícil que encuentre el proceso, el hombre, esto es, el chamán-pastor predispuesto genéticamente para el conocimiento, debe estar dispuesto a llegar hasta el sacrificio premeditado y aguerrido de partes de la concepción más íntima de su ser en aras de la purificación que ejerce el fuego, la mutación, la transvaloración del propio Yo. Nuestro cuerpo y nuestra mente pueden ser vehículo de ideas, sensaciones y experiencias inmensamente más trascendentales por su grado de poderosidad que todo lo que un materialista y subyugado ego pueda concebir a partir de la racionalización de alimento que éste necesita para seguir vivo.

Las pasiones polítcas, amorosas o deportivas, el ruido mundano, la osada ignorancia, la satisfacción materialista del que es ciego espiritualmente, la ignominia hecha país o el mediocre y pequeño devenir de vidas humanas consumidas en su propia impotencia siempre estarán ahí: siempre lo han estado y estarán porque forman parte de la concepción humana. Es esa otra parte ignorada directamente legada por nuestros ancestros indo-europeos la que abre un sendero infinito de posibilidades, conocimiento y poder sobre uno mismo, la que reconcilia con la esencia del ser que todos portamos dentro pero que muy pocos alcanzan a descubrir y menos explotar.

Markkus ha muerto, pero su Espíritu vive. Será vuestro cuando lo hayáis encontrado en vosotros.

Del inconveniente de hablar con los muertos


Responder Citando
Respuesta

Etiquetas
desmejorar la especie.. no gracias!

Herramientas
Desplegado



La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 20:19.