¿Te interesa la economía? Te lo contamos todo en nuestro blog sobre economía
  Burbuja.info - Foro de economía > Foros > Burbuja Inmobiliaria > TheEconomist: Diagnosticando la Depresión: diferencias entre recesión y depresión.
Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #51 (permalink)  
Antiguo 10-may-2010, 09:15
Grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 10-agosto-2008
Ubicación: Spanish Great Depression
Mensajes: 4.527
Gracias: 7.259
4.198 Agradecimientos de 1.494 mensajes
Y es que los brotes verdes son ya un viejo invento:


Un rebote bursátil importante que llevó a muchos políticos y analistas a proclamar el fin de la crisis, sólo para comprender poco después que no se trataba del principio del fin sino del final del principio







http://www.burbuja.info/inmobiliaria...depresion.html



Para recordarnos que las cosas no han cambiado tanto, y que están intentando los mismos trucos. Lo mejor, el último.

1927-1933 Chart of Pompous Prognosticators - Print Version


[[Para ver imagenes tienes que estar registrado]]. Regístrate gratis


1. "We will not have any more crashes in our time."
- John Maynard Keynes in 1927

2. "I cannot help but raise a dissenting voice to statements that we are living in a fool's paradise, and that prosperity in this country must necessarily diminish and recede in the near future."
- E. H. H. Simmons, President, New York Stock Exchange, January 12, 1928

"There will be no interruption of our permanent prosperity."
- Myron E. Forbes, President, Pierce Arrow Motor Car Co., January 12, 1928

3. "No Congress of the United States ever assembled, on surveying the state of the Union, has met with a more pleasing prospect than that which appears at the present time. In the domestic field there is tranquility and contentment...and the highest record of years of prosperity. In the foreign field there is peace, the goodwill which comes from mutual understanding."
- Calvin Coolidge December 4, 1928

4. "There may be a recession in stock prices, but not anything in the nature of a crash."
- Irving Fisher, leading U.S. economist , New York Times, Sept. 5, 1929

5. "Stock prices have reached what looks like a permanently high plateau. I do not feel there will be soon if ever a 50 or 60 point break from present levels, such as (bears) have predicted. I expect to see the stock market a good deal higher within a few months."
- Irving Fisher, Ph.D. in economics, Oct. 17, 1929

"This crash is not going to have much effect on business."
- Arthur Reynolds, Chairman of Continental Illinois Bank of Chicago, October 24, 1929

"There will be no repetition of the break of yesterday... I have no fear of another comparable decline."
- Arthur W. Loasby (President of the Equitable Trust Company), quoted in NYT, Friday, October 25, 1929

"We feel that fundamentally Wall Street is sound, and that for people who can afford to pay for them outright, good stocks are cheap at these prices."
- Goodbody and Company market-letter quoted in The New York Times, Friday, October 25, 1929

6. "This is the time to buy stocks. This is the time to recall the words of the late J. P. Morgan... that any man who is bearish on America will go broke. Within a few days there is likely to be a bear panic rather than a bull panic. Many of the low prices as a result of this hysterical selling are not likely to be reached again in many years."
- R. W. McNeel, market analyst, as quoted in the New York Herald Tribune, October 30, 1929

"Buying of sound, seasoned issues now will not be regretted"
- E. A. Pearce market letter quoted in the New York Herald Tribune, October 30, 1929

"Some pretty intelligent people are now buying stocks... Unless we are to have a panic -- which no one seriously believes, stocks have hit bottom."
- R. W. McNeal, financial analyst in October 1929

7. "The decline is in paper values, not in tangible goods and services...America is now in the eighth year of prosperity as commercially defined. The former great periods of prosperity in America averaged eleven years. On this basis we now have three more years to go before the tailspin."
- Stuart Chase (American economist and author), NY Herald Tribune, November 1, 1929

"Hysteria has now disappeared from Wall Street."
- The Times of London, November 2, 1929

"The Wall Street crash doesn't mean that there will be any general or serious business depression... For six years American business has been diverting a substantial part of its attention, its energies and its resources on the speculative game... Now that irrelevant, alien and hazardous adventure is over. Business has come home again, back to its job, providentially unscathed, sound in wind and limb, financially stronger than ever before."
- Business Week, November 2, 1929

"...despite its severity, we believe that the slump in stock prices will prove an intermediate movement and not the precursor of a business depression such as would entail prolonged further liquidation..."
- Harvard Economic Society (HES), November 2, 1929

8. "... a serious depression seems improbable; [we expect] recovery of business next spring, with further improvement in the fall."
- HES, November 10, 1929

"The end of the decline of the Stock Market will probably not be long, only a few more days at most."
- Irving Fisher, Professor of Economics at Yale University, November 14, 1929

"In most of the cities and towns of this country, this Wall Street panic will have no effect."
- Paul Block (President of the Block newspaper chain), editorial, November 15, 1929

"Financial storm definitely passed."
- Bernard Baruch, cablegram to Winston Churchill, November 15, 1929

9. "I see nothing in the present situation that is either menacing or warrants pessimism... I have every confidence that there will be a revival of activity in the spring, and that during this coming year the country will make steady progress."
- Andrew W. Mellon, U.S. Secretary of the Treasury December 31, 1929

"I am convinced that through these measures we have reestablished confidence."
- Herbert Hoover, December 1929

"[1930 will be] a splendid employment year."
- U.S. Dept. of Labor, New Year's Forecast, December 1929

10. "For the immediate future, at least, the outlook (stocks) is bright."
- Irving Fisher, Ph.D. in Economics, in early 1930

11. "...there are indications that the severest phase of the recession is over..."
- Harvard Economic Society (HES) Jan 18, 1930

12. "There is nothing in the situation to be disturbed about."
- Secretary of the Treasury Andrew Mellon, Feb 1930

13. "The spring of 1930 marks the end of a period of grave concern...American business is steadily coming back to a normal level of prosperity."
- Julius Barnes, head of Hoover's National Business Survey Conference, Mar 16, 1930

"... the outlook continues favorable..."
- HES Mar 29, 1930

14. "... the outlook is favorable..."
- HES Apr 19, 1930

15. "While the crash only took place six months ago, I am convinced we have now passed through the worst -- and with continued unity of effort we shall rapidly recover. There has been no significant bank or industrial failure. That danger, too, is safely behind us."
- Herbert Hoover, President of the United States, May 1, 1930

"...by May or June the spring recovery forecast in our letters of last December and November should clearly be apparent..."
- HES May 17, 1930

"Gentleman, you have come sixty days too late. The depression is over."
- Herbert Hoover, responding to a delegation requesting a public works program to help speed the recovery, June 1930

16. "... irregular and conflicting movements of business should soon give way to a sustained recovery..."
- HES June 28, 1930

17. "... the present depression has about spent its force..."
- HES, Aug 30, 1930

18. "We are now near the end of the declining phase of the depression."
- HES Nov 15, 1930

19. "Stabilization at [present] levels is clearly possible."
- HES Oct 31, 1931

20. "All safe deposit boxes in banks or financial institutions have been sealed... and may only be opened in the presence of an agent of the I.R.S."
- President F.D. Roosevelt, 1933



Responder Citando
  #52 (permalink)  
Antiguo 24-nov-2010, 11:13
Grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 10-agosto-2008
Ubicación: Spanish Great Depression
Mensajes: 4.527
Gracias: 7.259
4.198 Agradecimientos de 1.494 mensajes
Desgraciadamente esto cada día se parece más a la Gran Depresión - Las Perlas de Kike - Cotizalia.com

Las Perlas de Kike, Kike Vázquez
Desgraciadamente esto cada día se parece más a la Gran Depresión



Todo empezó hace algo más de diez años, por aquel entonces por razones de demografía y expectativas de prosperidad la gente empezó a invertir en el mercado inmobiliario. Al principio la mayoría eran familias que buscaban un hogar, pero luego viendo la tendencia de subidas también se apuntaron muchos que compraban y vendían haciendo ganancias rápidas. El endeudamiento aumentaba vertiginosamente, pero a nadie parecía importarle ya que las empresas marcaban beneficios récord e incluso había quien insinuaba que habíamos pasado a una nueva era de bienestar a largo plazo.


El dinero no solo fluyó a la vivienda, también a los mercados financieros, tanto es así que la economía financiera iba desplazando poco a poco a la real a la vez que el apalancamiento iba desplazando a la sensatez. Fue bonito mientras duró, porque finalmente después de algún aviso la bolsa se desplomó estrepitosamente, de repente comprendimos que todo fue irreal y lo que queda es una pesada losa llamada deuda. El paro se disparó, aunque después de numerosas dificultades parece que poco a poco la situación va volviendo a su cauce y que con esfuerzo saldremos adelante. Ya pasaron unos meses desde el desplome y la bolsa ha repuntado de forma notoria, seguramente apuntando al inicio de la recuperación.


Firmado “Un ciudadano de EEUU”, 1930.



[[Para ver imagenes tienes que estar registrado]]. Regístrate gratis



El texto lo podríamos firmar nosotros ahora, un irlandés, un estadounidense o alguien de los años 30, lo mismo da porque los síntomas son los mismos. Pero centrémonos en el mundo global de hoy en día y lo visto en la gran depresión, desgraciadamente los paralelismos son cada día mayores. ¿Habrá también ahora un repunte fruto de un espejismo para luego pasar a un prolongado estancamiento?

Sigamos comparando, en la Gran Depresión se llegó a una guerra comercial con aranceles proteccionistas, hoy por el momento nos quedamos en la guerra de divisas. Por aquel entonces se generó el caldo de cultivo a la WWII y hoy tenemos a ambas Coreas a un paso de "fundirse" o a EEUU armando a Arabia Saudí ante una eventual intervención para hacerse con el petróleo Iraní, en cualquier caso la industria bélica sale favorecida como ocurrió antes. Otras similitudes podemos encontrarlas en que en el 29 el apalancamiento era para invertir en bolsa, hoy es el día a día de las finanzas y por ejemplo el montante existente de derivados supera al PIB mundial. Si antes la economía ficticia desplazaba a la real ahora la ha barrido.

[COLOR="rgb(47, 79, 79)"]Comparen “antes” y “después” en deuda privada.[/COLOR]




[[Para ver imagenes tienes que estar registrado]]. Regístrate gratis



Pero no teman, hemos evolucionado, el mundo es distinto y no hay dos crisis iguales, principalmente porque ahora se ha actuado, hasta el momento, mejor (reducir la masa monetaria para incrementar los efectos de la caída sería difícil de justificar esta vez). Además hemos prosperado en sanidad, en innovación, en ciencia, en tecnología… el sistema monetario es un fraude, pero al menos ha conseguido crear algo bueno a lo que agarrarse. Es decir, tenemos por una parte algo nefasto, un sistema que ha generado deudas que no sabemos cómo podremos pagar y por la otra algo positivo, algo que sin esas deudas saldría adelante y generaría bonanza. ¿Quién vencerá en esta dualidad? Pues un ejemplo cercano lo tenemos en Irlanda, una economía con problemas puntuales pero que saldría adelante perfectamente si sus bancos no estuviesen en bancarrota. Finalmente éstos arrastran al país al atolladero.


¿Es lo que podemos esperar para nosotros?

"Me gustaría dejar clara que nuestra moneda conjunta está en juego y que tenemos que asumir nuestra responsabilidad (..) si no las consecuencias económicas y sociales "serían incalculables". "Nuestra responsabilidad es enfrentarnos a esta difícil situación", remarcó. Schaeuble recordó que la propia Alemania no está "nadando en dinero", sino más bien "ahogándose en deuda”.



Schaeuble, el ministro de finanzas alemán, quizá sea de los políticos que más demuestra ver de qué va todo cuando hace declaraciones, esto que copio son las últimas. Viene a decir que el euro (y España es su piedra angular) está en peligro y hay que salvarlo, aunque no será Alemania quien ponga todo el dinero. Otras alternativas para revertir este proceso si las cosas se complican son una acción del BCE similar a la Reserva Federal, un tesoro común o algún acuerdo como el de mayo pero más de carácter político y de unión que monetario (ya que nadie querría poner mucho más, unos porque no pueden y otros porque no quieren).

En cualquier caso nosotros tenemos una crisis doble, si EEUU o UK tienen excesiva deuda, nosotros también y además una moneda común que defender. Y lo que es peor, si ahora la perdiésemos la devaluación convertiría en insalvable la carga para muchos, "consecuencias económicas y sociales incalculables" como dice Schaeuble. Siendo el euro algo novedoso y que nos diferencia de lo vivido hace 80 años, si podría "ayudar" en el peor de los casos a vivir una etapa igualmente muy dura.

Pero la crisis no se acaba en Europa ni los paralelismos con la Gran Depresión se acaban aquí, porque si el mundo no se había vuelto suficientemente loco lean el último discurso de Bernanke:


As currently constituted, the international monetary system has a structural flaw (…) This problem is not new. For example, in the somewhat different context of the gold standard in the period prior to the Great Depression (…) Thus, it would be desirable for the global community, over time, to devise an international monetary system that more consistently aligns the interests of individual countries with the interests of the global economy as a whole






Demencial, afirma que el patrón dólar tiene una falla estructural al igual que ocurría con el patrón oro, y que sería deseable ir pensando en cambiarlo. A raíz de esto ya hay quien afirma que al igual que antes, los fallos en el sistema monetario nos llevarán por el camino del proteccionismo. Esperemos que no, pero si ya hemos visto a Bernanke cuestionar el patrón monetario podemos decir que cualquier cosa puede pasar en los próximos años. ¿Una Gran Depresión 2? No, puesto que esta crisis tiene sus propias características y ya estamos viendo que es distinta por ejemplo por la Eurozona o por las políticas llevadas a cabo, pero por desgracia los paralelismos en muchos aspectos son cada día mayores.



Responder Citando
  #53 (permalink)  
Antiguo 08-jun-2011, 11:42
Grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 10-agosto-2008
Ubicación: Spanish Great Depression
Mensajes: 4.527
Gracias: 7.259
4.198 Agradecimientos de 1.494 mensajes
¿Puede repetir la Fed los errores de la Gran Depresión en los años 30? - Cotizalia.com


¿Puede repetir la Fed los errores de la Gran Depresión en los años 30?



[[Para ver imagenes tienes que estar registrado]]. Regístrate gratis




Corren tiempos más que inciertos para Estados Unidos. Han pasado más de cuatro años desde que estalló la crisis financiera y lo cierto es que la primera economía del mundo no despega. Ni lo hace su mercado laboral, ni lo hace la confianza de sus consumidores, ni el sector inmobiliario, ni el manufacturero… Y eso que hasta ahora ha contado con el fuerte apoyo de la Reserva Federal, cuya principal misión es velar por el crecimiento del país.

Este mes se acaba, o así lo contempla a priori en el guión marcado por el regulador, el llamado QE2, o lo que es lo mismo, las medidas de flexibilización cuantitativa que se pusieron en marcha para ayudar a la recuperación del país, y existen serias dudas de que la economía pueda avanzar por su propio pie.

A esto hay que sumar las presiones al alza sobre los precios tras dos años y medio de tipos de interés a cero y en este sentido comienzan a escucharse voces autorizadas alertando del peligro que reside en los bandazos que está dando el sentir de la ciudadanía: si hace un año se temía la deflación, hoy angustia la inflación.

“Es problemático que las preocupaciones públicas sobre la inflación puedan ser tan volátiles”, aseguraba el presidente de la Fed de Philadelphia, Charles Plosser, la semana pasada. “Esto sugiere que podría haber menos credibilidad de la deseable en el compromiso que tiene la Fed con la estabilidad de precios”, explicó en una conferencia del Global Interdependence Center en Finlandia.

Y es que en la confianza en las instituciones está la clave cuando ya existe un debate interno entre los pesos pesados del banco central sobre a qué atenerse en lo que a precios se refiere, a pesar de que la estabilidad de los mismos –como ocurre en Banco Central Europeo- no es de facto su cometido principal.

Inflación subyacente, ¿sí o no?

Mientras que varios economistas defienden que, a diferencia de lo que pasaba en los años ´30, hoy la Fed atiende a la inflación subyacente (sin contar precios de alimentos y energía), y por eso no se va a repetir lo ocurrido en la Gran Depresión, hay algunos como el presidente del regulador de San Louis, James Bullard, apoyan como base sobre la que actuar la inflación general.

Tras el crack de 1929, el regulador era el única que podía haber evitado la caída en cadena de los bancos mediante una inyección masiva de liquidez. Sin embargo, el fuerte repunte de la inflación le llevó a reducir la oferta monetaria y subir los tipos de interés, provocando no sólo la quiebra masiva de entidades, sino también el inicio de un periodo deflacionista y el desplome del consumo.

La sobrerreacción que tuvo en aquel entonces hoy no podría ocurrir en tanto que la institución ahora es capaz de distinguir repuntes ocasionales de las commodities, explica desde la Fed de Nueva York Gauti Eggertsson y que recoge CNNMoney. “Un economista moderno habría identificado que el repunte de los precios en 1936 y 1937 se debía a una subida temporal de las materias primas que no es significativa en la inflación general”.

Sin embargo, no hay que olvidar que Bullard, el mismo que impulsó junto a Ben Bernanke el programa de flexibilización cuantitativa, es de la opinión contraria, y de hecho el mes pasado en un estudio se refirió al IPC subyacente como un “concepto podrido”.

“Es el momento de suavizar el énfasis en la inflación subyacente como camino para interpretar el proceso inflacionista en EEUU”, aseguró el dirigente. Llegados a este punto, aunque Eggertsson defiende que la Fed no va a volver a cometer los errores del pasado, no conviene perder de vista la corriente capitaneada por Bullard que podría hacer entrar a la economía de Estados Unidos en una dinámica muy peligrosa.











Why the Fed will repeat its worst error - Term Sheet


Why the Fed will repeat its worst error

Is the Fed doomed to repeat its most infamous mistake, the 1937 monetary tightening that extended the Great Depression?

The answer is no if you take the Fed's word for it – though it's hard to feel reassured if you happened to keep an eye on one top official over the past year. Recent hawkish comments by St. Louis Fed President James Bullard show the temptation to talk a big game on inflation, whatever the cost.



[[Para ver imagenes tienes que estar registrado]]. Regístrate gratis





A recent Fed paper concludes, not exactly surprisingly, that the central bank won't make the same mistakes again. New York Fed economist Gauti Eggertsson contends that while the Fed of the 1930s was apt to overreact to commodity price shocks, nowadays we know how to take the occasional commodity price surge with the appropriate grain of salt.

And what makes us so smart? Eggertsson argues that the key advance over the past 70-plus years is that economists now tend to look beyond jumpy headline inflation numbers to so-called core inflation, which excludes food and energy prices. A glance at core inflation in 1937 would have shown nervous central bankers that the inflation surge they thought they were clamping off was in fact largely a supply shock confined to a few key goods such as corn and copper.

"A modern economist most likely would have identified the price rise in 1936 and 1937 as a temporary upswing in commodity prices that did not signal a significant increase in overall inflation," Eggertsson writes.

Yet some economists nowadays clearly are less modern than Eggertsson imagines. Take Bullard, the president of the Federal Reserve Bank of St. Louis. Last month he published a paper calling core inflation "a rotten concept" and urging the Fed to stop paying attention to it.

"It is time to drop the emphasis on core inflation as a meaningful way to interpret the inflation process in the U.S.," he said in a May 18 speech at New York University.

Bullard's comments were notable because he was Ben Bernanke's sidekick in pushing the bond-buying program known as quantitative easing that the Fed adopted late last year. Back then Bullard was an enthusiastic follower of core inflation, judging by a widely cited August presentation that used the phrase not once or twice but seven times.

Why the about-face? Perhaps Bullard wants to show the Fed knows people can't eat iPads for dinner. In an interview, Bullard says he believes the Fed risks losing credibility with the public by ignoring the prices of goods that account for a substantial share of household spending.

"It's damaging to the Fed to talk about core inflation when everyone can see headline inflation is rising," Bullard said last month. "We need to talk about our challenge in terms of headline inflation, not restate it in terms of something else."

Yet as stirring a soundbite as that makes, it is a dangerous bit of grandstanding to be linking policy to the more volatile series (see chart, bottom right) at a time when unemployment is 9.1% and, seemingly, not coming down much any time soon. Yes, food and energy prices are higher, but is that necessarily something tighter money is going to fix? And if so at what cost?

As the Eggertsson paper notes, the Fed's fearful tightening in 1937 halted a recovery that had taken years to develop and dealt sharp blows to employment and production (see chart, above right). A premature response to the next energy shock could surely do the same to the current economic upturn, as shallow as it now appears.

What's more, for all its bubble-era laxity the Fed has erred on the side of being too tight more recently than 1937. David Beckworth, who teaches economics at Texas State and writes on Fed policy at his Macro and Other Market Musings blog, points to the Federal Open Market Committee meeting that took place Sept. 16, 2008 – the day after the failure of Lehman Brothers and the day the Fed was preparing to make an $85 billion loan to AIG (AIG).




[[Para ver imagenes tienes que estar registrado]]. Regístrate gratis



Though all measures of inflation were coming down as summer turned to fall and the economy clearly was slowing following a July brush with $4-a-gallon gasoline, the FOMC decided to hold the fed funds rate at 2%, concluding that "the downside risks to growth and the upside risks to inflation are both of significant concern to the committee."

As it turned out, the upside risks to inflation didn't materialize. To the contrary, the Lehman Brothers bankruptcy and the collapse of the shadow banking system exposed the economy to a severe credit shock.

Real interest rates, which subtract inflation from the nominal rate to show the true cost of borrowing, soared as high as 8% in the aftermath, as demand for goods and services evaporated and prices tumbled.

All this because the arm-waving following the summer's run to $147-a-barrel crude -- which briefly pushed the headline consumer price index above 5% -- scared the Fed into wanting to look tough on inflation. Sound familiar?

"Effectively they ended up tightening during the crisis – and it was because they were afraid of looking soft on inflation," says Beckworth. "They were lulled by the siren of headline inflation."

Bullard insists that tracking headline inflation rather than core doesn't force the Fed into anything. In mid-2008, he said, the Fed could have stayed on the sideline even with inflation above 5% "by laying out a clear explanation for why headline inflation is high and why you aren't taking immediate action." Doing so, he says, "would free you up to do other things," such as explain what sort of events might lead to policy responses.

In any case, Eggertsson says the Fed won't be lulled again the next time. But watching Bullard play to the hawkish crowd, it's hard to share the researcher's optimism.



Responder Citando
Estos usuarios dan las gracias a Fraga II por su mensaje:
  #54 (permalink)  
Antiguo 08-jun-2011, 11:46
Grandísimo Gurú burbujista
 
Fecha de Ingreso: 31-marzo-2009
Mensajes: 3.293
Gracias: 8.954
5.122 Agradecimientos de 1.552 mensajes
Las bolsas al unisono gritan:

Queremos Q3!! Queremos Q3!!!


Responder Citando
  #55 (permalink)  
Antiguo 08-jun-2011, 12:43
Agarrao a las kalandrakas
 
Fecha de Ingreso: 24-enero-2008
Ubicación: Mallorca
Mensajes: 1.569
Gracias: 2
704 Agradecimientos de 286 mensajes
Recesión es cuando tu tío se va al paro. Depresión es cuando te vas tu también.

Y represión cuando te dan con la porra en el coco.


Responder Citando
  #56 (permalink)  
Antiguo 23-jul-2011, 18:02
Grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 10-agosto-2008
Ubicación: Spanish Great Depression
Mensajes: 4.527
Gracias: 7.259
4.198 Agradecimientos de 1.494 mensajes
La Depresión Menor · ELPAÍS.com


TRIBUNA: La crisis del euro - La factura del sector privado PAUL KRUGMAN
La Depresión Menor





Esta es una época interesante, y lo digo en el peor sentido de la palabra. Ahora mismo, estamos viendo no una sino dos crisis inminentes, cada una de las cuales podría provocar un desastre mundial. En Estados Unidos, los fanáticos de derechas del Congreso pueden bloquear un necesario aumento del tope de la deuda, lo que posiblemente haría estragos en los mercados financieros mundiales. Mientras tanto, si el plan que acaban de pactar los jefes de Estado europeos no logra calmar los mercados, podríamos ver un efecto dominó por todo el sur de Europa, lo cual también haría estragos en los mercados financieros mundiales.

Solamente podemos esperar que los políticos congregados en Washington y Bruselas consigan esquivar estas amenazas. Pero hay una pega: aun cuando nos las arreglemos para evitar una catástrofe inmediata, los acuerdos que se están alcanzando a ambos lados del Atlántico van a empeorar la crisis económica casi con toda seguridad.

De hecho, los responsables políticos parecen decididos a perpetuar lo que he dado en llamar la Depresión Menor, el prolongado periodo de paro elevado que empezó con la Gran Recesión de 2007-2009 y que continúa hasta el día de hoy, más de dos años después de que la recesión supuestamente terminase.

Hablemos un momento sobre por qué nuestras economías están (todavía) tan deprimidas. La gran burbuja inmobiliaria de la década pasada, que fue un fenómeno tanto estadounidense como europeo, estuvo acompañada por un enorme aumento de la deuda familiar. Cuando la burbuja estalló, la construcción de viviendas cayó en picado, al igual que el gasto de los consumidores a medida que las familias cargadas de deudas hacían recortes.

Aun así, todo podría haber ido bien si otros importantes actores económicos hubiesen incrementado su gasto y llenado el hueco dejado por el desplome de la vivienda y el retroceso del consumo. Pero ninguno lo hizo. En concreto, las empresas que disponen de capital no ven motivos para invertir ese capital en un momento en el que la demanda de los consumidores es débil.

Los Gobiernos tampoco hicieron demasiado por ayudar. Algunos de ellos -los de los países más débiles de Europa y los Gobiernos estatales y locales de EE UU- se vieron de hecho obligados a recortar drásticamente el gasto ante la caída de los ingresos. Y los comedidos esfuerzos de los Gobiernos más fuertes -incluido, sí, el plan de estímulo de Obama- apenas bastaron, en el mejor de los casos, para compensar esta austeridad forzosa.

Así que tenemos unas economías deprimidas. ¿Qué proponen hacer al respecto los responsables políticos? Menos que nada. La desaparición del paro de la retórica política de la élite y su sustitución por el pánico al déficit han sido verdaderamente llamativas. No es una respuesta a la opinión pública. En un sondeo reciente de CBS News/The New York Times, el 53% de los ciudadanos mencionaba la economía y el empleo como los problemas más importantes a los que nos enfrentamos, mientras que solo el 7% mencionaba el déficit. Tampoco es una respuesta a la presión del mercado. Los tipos de interés de la deuda de EE UU siguen cerca de sus mínimos históricos.

Pero las conversaciones en Washington y Bruselas solo tratan sobre recortes del gasto (y puede que subidas de impuestos, es decir, revisiones). Esto es claramente cierto en el caso de las diversas propuestas que se están tanteando para resolver la crisis del tope de la deuda en Estados Unidos. Pero es igual de cierto en Europa.

El jueves, los "jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro y las instituciones de la UE" -este trabalenguas da idea, por sí solo, de lo confuso que se ha vuelto el sistema de gobierno europeo- publicaban su gran declaración. No era tranquilizadora.

Para empezar, resulta difícil creer que la compleja y estrambótica ingeniería financiera que la declaración propone pueda resolver realmente la crisis griega, por no hablar de la crisis europea en general.

Pero, aunque así fuera, ¿qué pasará después? La declaración pide unas drásticas reducciones del déficit "en todos los países salvo en aquellos con un programa" que debe entrar en vigor "antes de 2013 como muy tarde". Dado que esos países "con un programa" se ven obligados a observar una estricta austeridad fiscal, esto equivale a un plan para que toda Europa reduzca drásticamente el gasto al mismo tiempo. Y no hay nada en los datos europeos que indique que el sector privado vaya a estar dispuesto a cargar con el muerto en menos de dos años.

Para aquellos que conocen la historia de la década de 1930, esto resulta demasiado familiar. Si alguna de las actuales negociaciones sobre la deuda fracasa, podríamos estar a punto de revivir 1931, el hundimiento bancario mundial que hizo grande la Gran Depresión. Pero si las negociaciones tienen éxito, estaremos listos para repetir el gran error de 1937: la vuelta prematura a la contracción fiscal que dio al traste con la recuperación económica y garantizó que la depresión se prolongase hasta que la II Guerra Mundial finalmente proporcionó el impulso que la economía necesitaba.

¿He mencionado que el Banco Central Europeo -aunque, afortunadamente, no la Reserva Federal- parece decidido a empeorar aún más las cosas subiendo los tipos de interés?

Hay una antigua cita, atribuida a distintas personas, que siempre me viene a la mente cuando observo la política pública: "No sabes, hijo mío, con qué poca sabiduría se gobierna el mundo". Ahora esa falta de sabiduría se pone plenamente de manifiesto, cuando las élites políticas de ambos lados del Atlántico malogran la respuesta al trauma económico haciendo caso omiso de las lecciones de la historia. Y la Depresión Menor continúa.

Paul Krugman es profesor de Economía en Princeton y premio Nobel 2008. © 2011. New York Times Service. Traducción de News Clips.



Responder Citando
Estos usuarios dan las gracias a Fraga II por su mensaje:
  #57 (permalink)  
Antiguo 23-jul-2011, 21:06
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la selecta élite de los gurús burbujistas
 
Fecha de Ingreso: 25-noviembre-2009
Mensajes: 6.908
Gracias: 6.024
7.613 Agradecimientos de 2.942 mensajes
¡Las lecciones de la Historia! No solo la élite política. Hay tanto pánfilo replica-dogmas que se las pasa por el forro demandando las mismas viejas y fracasadas políticas y recurriendo a los mismos viejos errores del pasado que intentan colar, eso sí, como novedosos y, lo que es peor, supuestamente contrastados y exitosos... Eso sí, en la teoría.

Luego, con dos simplezas despachan, por ejemplo, a Krugman.


Responder Citando
  #58 (permalink)  
Antiguo 19-dic-2011, 00:42
Grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 10-agosto-2008
Ubicación: Spanish Great Depression
Mensajes: 4.527
Gracias: 7.259
4.198 Agradecimientos de 1.494 mensajes
Las cosas por su nombre: ¿se viene una depresión?


Las cosas por su nombre: ¿se viene una depresión?



Ya es casi oficial, la recesión en Europa será prácticamente inevitable en 2012 y, según la canciller alemana Angela Merkel, se trata de una crisis que “durará años”.

Para Paul Krugman, es tiempo de empezar a llamar a las cosas por su nombre, la situación actual se puede describir perfectamente como una depresión. “Cierto, no se trata de un replay de la Gran Depresión, pero esto es un escaso consuelo”, escribió en The New York Times.

El viernes, la directora del FMI, Christine Lagarde, pareció coincidir con el diagnóstico de Krugman. Advirtió que si esta crisis no se ataja con decisión, “las consecuencias podrían llegar a ser similares a las que se atraversaron en la Gran Depresión”.

En cualquier caso, se trata de reacciones a decisiones humanas, no a la acción de fuerzas de la naturaleza. La insistencia de los líderes europeos en imponer políticas de ajuste (como el nuevo paquete que anunció Italia la semana pasada) es el principal factor que está agravando la crisis, dicen los críticos.

El mayor parecido entre esta crisis y la de los años 30 está en las decisiones de gastos . A finales de la década de 1920, el presidente estadounidense Herbert Hoover cometió un error fatal al imponer medidas de austeridad basadas en aumentos de impuestos y recortes presupuestarios.

La economía de EE.UU. se hundió en la recesión. Franklin Roosevelt, su sucesor, comenzó a gastar y entonces se inició una recuperación. Pero después de 1936, el mismo Roosevelt se propuso ajustar el cinturón con medidas de austeridad y la economía se derrumbó nuevamente. El resultado: la actividad económica no volvió a sus niveles previos a 1929 sino hasta después de las enormes oleadas de gasto público que precedieron a la Segunda Guerra Mundial.

Ahora se ha anunciado que habrá una nueva cumbre de dirigentes europeos a finales de enero o principios de febrero para revisar la situación. Pero lo más probable es que esta reunión sirva para evitar la siguiente recesión, no la que está en curso.

El primer síntoma de que los inversionistas prefieren apostar a lo seguro, es decir al dólar, se advirtió esta semana en los mercados de divisas. Por primera vez en 11 meses, el valor del euro contra el dólar se situó por debajo de 1,30. Hay varios analistas que están empezando a pronosticar un valor del euro a la par del dólar en 2012 y posiblemente a 0,85 en 2013. Las economías débiles, sostienen, suelen tener monedas débiles. Y eso, suponiendo que el euro sobrevive a esta segunda recesión, depresión o como se lo quiera llamar. El dólar, está claro, ya no tiene ninguna competencia como moneda mundial de reserva .

Si el euro se devaluara, se abriría un nuevo escenario para la economía argentina, cuya evolución estuvo acompañada en los últimos años por un euro fuerte y su contrapartida, un dólar débil, que permitió retrasar la cotización peso/dólar sin mayores consecuencias sobre la competitividad de las exportaciones.

Uno de los mayores problemas que enfrentó la política económica este año ha sido la salida de divisas (ver página 9). Un eventual derrumbe del euro no resulta ser un buen augurio para el futuro ni del intercambio comercial ni para el nivel de las reservas internacionales. En este marco debería entenderse la decisión de las autoridades de “sentarse” sobre las importaciones y las remesas de ganancias al exterior









Lagarde alerta de una depresión como la de los años 30


Lagarde alerta de que la economía se arriesga a caer en una depresión como la de los años 30
La directora del FMI afirma que "ninguna economía en el mundo, ya sea de ingresos bajos, emergente o superdesarrollada, va a ser inmune a la crisis"



Washington. (EUROPA PRESS).- La falta de colaboración a nivel internacional entre los países representa, desde el punto de vista económico, un riesgo de mayor proteccionismo y aislamiento, tal y como sucedió en los años 30, alertó la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en un discurso ante el Departamento de Estado de EEUU. Si la comunidad internacional no trabaja de manera conjunta "el riesgo desde el punto de vista económico es de un mayor proteccionismo y aislamiento, tal y como sucedió en los años 30, y lo que vino a continuación es algo que no esperamos", dijo Lagarde.

"Ninguna economía en el mundo, ya sea de ingresos bajos, emergente o superdesarrollada, va a ser inmune a la crisis que, no sólo está desplegándose, sino aumentando su escalada", añadió. En este sentido, la directora del FMI subrayó que la crisis no podrá resolverse por las acciones de un grupo de países, sino que deberá serlo por todos los países y regiones.

Así, Lagarde señaló que incluso las economías emergentes, que sufrieron su propia crisis en los 90, tendrán que colaborar en la lucha contra la crisis, aunque apuntó que el liderazgo en esta ocasión corresponde a Europa. "Va a tener que empezar en el núcleo de la crisis, que obviamente se encuentra en los países europeos y, particularmente, en aquellos que comparten la moneda", dijo la exministra francesa de Finanzas, quien no dudó en reconocer que dicha unión monetaria "no se ha completado de manera apropiada con una unión fiscal y económica sobre la que actualmente se trabaja".



Responder Citando
  #59 (permalink)  
Antiguo 25-abr-2012, 01:27
Grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 10-agosto-2008
Ubicación: Spanish Great Depression
Mensajes: 4.527
Gracias: 7.259
4.198 Agradecimientos de 1.494 mensajes
España entra en recesión y su caída puede gatillar una nueva depresión mundial


España entra en recesión y su caída puede gatillar una nueva depresión mundial


[[Para ver imagenes tienes que estar registrado]]. Regístrate gratis




Los mercados bursátiles de Europa y Estados Unidos se desplomaron con fuerza avivados por la crisis de la zona euro y el anuncio oficial del Banco de España de que el país ha vuelto a hundirse en la recesión, tal como anunciamos en marzo. El Ibex 35 perdió un 2,76 por ciento, el CAC francés cayó un 2,83 por ciento, el AEX holandés un 2,6 por ciento, mientras que el FTSE de Londres perdió un 1,85 por ciento y el DAX de Alemania batió un récord con una caída de 3,4 por ciento, equivalente a un descenso de 450 puntos en el Dow Jones.

Al otro lado del Atlántico, el Dow Jones perdió un 0,8 por ciento y en los mercados de divisas el euro se deslizó un 0,6 por ciento a $1,3107. Los mercados han negado una tregua a Europa y este hecho no solo confirma que es en España donde se está jugado el destino del euro, sino que además los mercados han comenzado a apostar a su fracaso. Esto da un giro importante a los hechos y establece que la crisis española tiene todos los ingredientes para encender una nueva depresión mundial.

Todo este descalabro demuestra que los planes de la banca y de las políticas monetarias para contener la crisis no han dado el resultado esperado, y que a su vez las políticas de austeridad están hundiendo a los países europeos. Como hemos señaldo: España ha entrado en el espiral de la muerte, y Europa mira de frente a la crisis y comienza a sentir su fuerza destructiva. Esto es porque las inexistentes perspectivas de crecimiento tienen en alerta a los inversores que han comenzado a cuestionar la capacidad de España para devolver los préstamos, y por ello los intereses de deuda pública se disparan al igual como ocurrió en su momento con Grecia, Irlanda y Portugal.
El gran cáncer de la burbuja inmobiliaria

Pero la economía española es dos veces más grande a la de Grecia, Irlanda y Portugal juntas. Y los bancos españoles con su enorme agujero de la burbuja inmobiliaria son el verdadero cáncer de la crisis española y necesitan cantidades de dinero cada vez mayores, que se hacen inalcanzables. Es el enorme agujero de la banca (y no la deuda pública) el gran problema financiero de España y el gran desafío que las autoridades se han negado a enfrentar. Los líderes europeos siguen con la majadería de la deuda pública cuando es la deuda privada el problema real. De ahí que las inyecciones del BCE o la presión del FMI para conseguir fondos adicionales resulten estériles en la creación de un cortafuegos convincente. La suma es cada vez más elevada y los costos de un rescate comienzan a tener otras repercusiones. Ademas, Italia, el otro grande europeo en problemas, tiene una economía un 50% mayor a la española. ¿Quien podrá rescatar a estos países? La verdad es que este es uno de los grandes misterios dado que nadie tiene una solución clara a la pesadilla financiera de Europa, que cada vez adquiere más fuerza.

Por eso Olivier Blanchard, del FMI, ha urgido a Alemania a aceptar los eurobonos casi como un ultimátum, aunque tal vez sea demasiado tarde tras cuatro años de crisis. La creciente recesión está implicando una caída fuerte en el consumo europeo, lo que retroalimenta la crisis hacia otras regiones por la caída de la demanda global. No hay que olvidar que la Unión Europea es un quinto de la economía mundial (casi igual que Estados Unidos) y como bloque es el mayor importador del mundo. Por eso la crisis europea traspasará las fronteras como una exportación poco usual y amenaza con sumergir al mundo en una nueva depresión económica. La crisis del desempleo masivo, cada vez más prolongado e irresoluto, es el elemento que está detrás de la caída del consumo y la demanda, porque todos los multimillonarios planes de “rescate” han sido para respaldar a la banca pero nada se ha hecho para fortalecer el empleo. Por eso, tarde o temprano, los líderes del mundo deberán asumir que el desempleo es el problema central de la economía.



Responder Citando
  #60 (permalink)  
Antiguo 18-jun-2012, 16:28
Grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 10-agosto-2008
Ubicación: Spanish Great Depression
Mensajes: 4.527
Gracias: 7.259
4.198 Agradecimientos de 1.494 mensajes
Bienvenidos a los años treinta >> Paul Krugman >> Blogs EL PAÍS


Bienvenidos a los años treinta



[[Para ver imagenes tienes que estar registrado]]. Regístrate gratis





Martin Wolf es mordaz (y con razón). “Hasta ahora nunca había comprendido cómo pudo suceder lo de los años treinta”, escribía el columnista de The Financial Times en una tribuna de opinión publicada el 5 de junio (edición de pago). “Ahora sí. Lo único que se necesita son unas economías frágiles, un régimen monetario rígido, un debate intenso sobre lo que hay que hacer, la creencia generalizada de que sufrir es bueno, unos políticos miopes, una incapacidad para cooperar y el no anticiparse a los acontecimientos”.

En el momento justo, el Banco Centra Europeo (BCE) se negó a rebajar los tipos de interés o anunciar otras políticas que pudieran ser de ayuda. Porque, ¿qué razón podía existir para tomar cartas en el asunto?
Los estudios indican que la economía de la eurozona está hundiéndose, y España se encuentra al borde del abismo. ¿Y la inflación? Está cayendo rápidamente, lo cual es malo teniendo en cuenta las circunstancias.

Dudo que la decisión del BCE entrañe una lógica económica concebible. Creo que solo puede interpretarse como una especie de negativa a reconocer, aunque sea implícitamente, que algunas decisiones del pasado fueron erróneas.

Al igual que Wolf, empiezo a ver cómo sucedió lo de los años treinta.

Las ganas de castigar

He oído varios intentos de explicar la extraña negativa del BCE a bajar los tipos de interés pese a la escalada del desempleo y el descenso de la inflación y, por encima de todo, los problemas particulares de una unión monetaria que probablemente no sobrevivirá a menos que la demanda general sea fuerte.

El argumento más popular parece ser que el BCE quiere “tener a los políticos contra las cuerdas”, haciéndoles saber que no serán rescatados a menos que hagan lo necesario (sea lo que sea eso).

Realmente, esto no tiene ningún sentido. Si hablamos de imponer austeridad y recortes salariales en la periferia, ¿cuántos incentivos más necesitan esas economías?

Si hablamos de una unión fiscal más amplia o algo similar, ¿qué parte del inminente desmoronamiento de todo el sistema no entienden supuestamente los alemanes?

¿Es lógico suponer que reducir las tasas de recompra en 50 puntos básicos socavaría en cierto modo medidas que de lo contrario se tomarían?

Lo que a lo mejor sí tiene sentido es una explicación en dos partes.

En primer lugar, el BCE no está dispuesto a reconocer que sus políticas anteriores, sobre todo las subidas de los tipos de interés, fueron un error.

En segundo lugar –y esto es más serio– sospecho que estamos ante la vieja mentalidad del “trabajo de las depresiones” de Joseph Schumpeter: la idea de que todo sufrimiento cumple de algún modo un objetivo necesario y que sería una equivocación mitigar ese sufrimiento aunque solo sea ligeramente.

Esta doctrina tiene un atractivo emocional innegable para la gente que se siente cómoda.

También es una completa locura si tenemos en cuenta todo lo que hemos aprendido sobre economía estos últimos 80 años.

Pero corren tiempos de locura enfundada en trajes caros.



Responder Citando
Estos usuarios dan las gracias a Fraga II por su mensaje:
Respuesta

Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Activado
Trackbacks are Activado
Pingbacks are Activado
Refbacks are Desactivado



La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 13:59.


Content Relevant URLs by vBSEO 3.6.0