Burbuja.info - Foro de economía > > > Cosas que aprendi en La Habana
Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Antiguo 03-jun-2005, 22:37
la mosca cojonera
Guest
 
Mensajes: n/a



03-06-2005

Cosas que aprendi en La Habana


Carlos Tena
Rebelión


La primera vez que vine a Cuba fue en 1980. Me había propuesto grabar
varios programas de televisión con destino a la 2ª Cadena de TVE, una
vez que se me permitió hacer el viaje con todos los miembros del
programa que yo dirigía en aquel entonces, y que, mira por dónde, hoy
tiene un hermano en la TV cubana con el mismo título: "Música,
maestro". El planteamiento del espacio no era otro que dar a conocer
esos sonidos que en el mundo existen, pero que no tienen la
posibilidad de ser escuchados y vistos en ningún otro medio de
comunicación, excepto en los públicos. Y buena parte de la música
cubana, exceptuando los casos puntuales de Silvio Rodríguez y Pablo
Milanés, seguía siendo bastante desconocida para el gran público de
la península ibérica.

Ya sabemos que la televisión privada, inexistente en aquella época,
tampoco se distinguiría mucho de la de hoy, que se encuentra a mil
años luz de cumplir siquiera sus propios estatutos, sobre todo en lo
referente a la obligación de realizar programas culturales. Los
directivos prefieren abonar una pequeña multa al gobierno de turno
(si es que les sancionan, cosa bastante extraña a pesar de los
incumplimientos constantes), que emitir algo que pueda tener sabor a
cultura o educación. Programar sí, dicen los mercaderes, pero que
huela a mierda. Trillones de moscas (así se trata a los
telespectadores en España y buena parte de Europa) no pueden estar
equivocadas.

Estaba pues seguro de que aquella aventura nunca se hubiera podido
llevar a buen puerto sin contar con mi añorada y querida Segunda
Cadena. Con dos operadores de cine, dotados con cámaras de 16
milímetros y película de baja calidad (no nos proporcionaron otra),
dos ayudantes, un sonidista, un realizador, un productor, un
guionista, un director (el que firma), un jefe de fotografía y tres
luminotécnicos, nos plantamos en la capital de la mayor de las
Antillas, donde previamente las impagables gentes de EGREM nos habían
prestado una más que inestimable ayuda a la hora de contactar con los
artistas y grupos, cuya imagen y sonido deseaba llevarme a España,
para demostrar la increíble potencia y capacidad creativa de muchos
profesionales de la música.

Todo fue absolutamente maravilloso: hasta las demoras en las citas,
los carros (coches) ponchados (pinchados), los cortes de fluido
eléctrico, el aguijón de un mosquito o un jején (mucho más molesto),
la lluvia torrencial, el calor y la humedad, los fallos de micrófonos
y mesas de mezcla (de fabricación checa o de la Alemania del Este,
húngara o rusa). Nada de eso nos desanimó; más bien al contrario,
reíamos mientras los expertos arreglaban el desaguisado, ya fueran
médicos, enfermeras, chóferes, mecánicos o especialistas en sonido,
porque estábamos seguros de que todo se iba a "resolver" (verbo más
que imprescindible). El personal que nos echaba una y dos manos era
tan amable, tan colaborador, que lo primero que comentábamos al
llegar extenuados al hotel era: "Yo me quedaría aquí a trabajar,
aunque sólo fuera por estar entre ellos". Veinticinco años más tarde,
he logrado ese objetivo.

Desde que filmara para la historia de la TVE esos documentos rodados
en La Habana, con la participación inolvidable de Santiago Feliú,
Anabel López, Amaury Pérez, Emiliano Salvador, Irakere (¡ en
Tropicana, además ¡) y otras muchas figuras de la canción, la trova,
el jazz, etc., juré regresar cada año a la isla, me prometí no perder
jamás el contacto con un pueblo absolutamente único en el que hay
dosis más que enormes de heroísmo, solidaridad, sacrificio y cultura
apabullantes. Y, para colmo, como musicólogo y periodista, tenía que
reconocer que ningún país podría ofrecerme un plantel de figuras de
esa categoría en todo el continente latinoamericano. Tal vez Brasil
sería la única nación donde pudiera haber rodado algunos programas de
tanta calidad, pero yo no quería entrar en contacto, ni siquiera a
nivel cultural, con una dictadura tan brutal como la que asolaba a
los cariocas en aquellos años. Y afirmo esto poniendo el anzuelo a
los anticastristas, a esos que siguen intentando convencernos de que
Cuba también es una dictadura. No, queridos, nada más lejos de la
realidad. Las leyendas negras caen como castillos de naipes.

Tras más de un cuarto de siglo viniendo de forma continua y
calculada, y dos años trabajando en mi nueva patria, puedo asegurar
que el régimen de Fidel Castro, el sistema que la Revolución ha
diseñado, en circunstancias tan dramáticas como tener que soportar un
bloqueo brutal del mayor enemigo de la paz (Gobiernos USA), es desde
el punto de vista democrático, un ejemplo de coherencia e
independencia de poderes.

A pesar de los fallos y errores absolutamente lógicos, disculpables e
inherentes a cualquier sistema político (y mucho más tras el
derrocamiento de un asesino como Fulgencio Batista), no hay un país
comparable a Cuba, donde el término democracia adquiere una dimensión
clásica, donde los cauces de participación popular son mil veces más
justos y útiles que lo que nosotros europeos llamamos pomposamente
"estado de derecho". El ejemplo constante de Cuba en la lucha
antiterrorista debería ser calcado por esos gobiernos que, como todos
los de la Comunidad Europea, dicen combatir esa terrible plaga, pero
rinden tributo y callan de forma repugnante ante los desmanes de
Bush: el primer terrorista del mundo, el Corleone protector de Posada
Carriles y demás alimañas de la mafia de Miami.

La democracia occidental, la del llamado primer mundo, es cada día
más parecida a una férrea dictadura confeccionada a gusto de los
empresarios, de los consejos de administración de las
multinacionales. Y esos sistemas, bipartidistas en la mayor parte de
los casos, están lejos de dar ejemplos de libertades a la bloqueada
Cuba. ¿Acaso van a merecer Panamá y Honduras, Guatemala o El
Salvador, Bolivia y Ecuador, Chile o México, una mejor calificación
política que la Cuba revolucionaria?.

Revolución es también Re-Evolución, y por ello la sociedad cubana
avanza inexorable y cabezona a la conquista de la justicia total,
subvencionando todos los bienes, la sanidad, la cultura, la vivienda,
el agua, la luz, el teléfono, hasta los pequeños electrodomésticos,
poniendo como objetivo para alcanzar esa justicia al cien por cien de
la población, al alcance de sus más de 10 millones de habitantes,
incluso para aquellos que no están de acuerdo con el sistema político
actual. (Otro anzuelo más que lanzo a los escépticos). Los verdaderos
disidentes (no los mercenarios al servicio de Bush o los fans de José
María Aznar "El caballerito terrorista" ) pueden ser elegidos en Cuba
diputados de la Asamblea Nacional, y discutir cualquiera de las
medidas que se planteen en ella, con plena confianza en que sus
opiniones serán respetadas. Repito: cualquier ciudadano, por muy
descontento que esté, puede y debe presentarse a las elecciones. Unos
sufragios en los que participa (ojo, que el voto no es obligatorio en
Cuba) más de 95 por ciento de la población.

Y es eso, el respeto a las ideas lo que asegura que un disidente se
halle en el disfrute pleno de sus condición de demócrata. Porque no
son los intereses de las multinacionales lo que se defiende en Cuba,
sino algo bien diferente: son los verdaderos derechos humanos, la
oportunidad de convertirte, si así lo quieres, en profesional del
arte, la ciencia o la milicia, en la seguridad de que tu salud está
protegida, tu trabajo garantizado, como tu vivienda, tu educación y
la de tus hijos, su escuela, alimentos, cultura y ¿por qué no?
diversión y entretenimiento.

En España, sólo en el País Vasco, más de ciento cincuenta mil
habitantes se hallan bajo sospecha, amenazados de cárcel sólo por sus
ideas independentistas, jóvenes condenados a decenas de años de
cárcel por quemar un contenedor de basura, etc., etc. A eso yo le
llamo democracia bajo fianza, bajo vigilancia de centenares, de miles
de cámaras de televisión colocadas en calles, hoteles y casas
particulares, democracia fundamentalista, donde si te mueves un poco
a la izquierda das con tus huesos en una ciudad llamada ostracismo,
cuando no en una celda. Sin embargo, los nostálgicos del mayor
asesino de la reciente historia española, Francisco Franco, campan a
sus anchas por las ciudades, apaleando a los verdaderos demócratas,
agrediendo con su saludo fascista, sin que la policía haga otra cosa
que mirar cómo vuelan las golondrinas o defecan las cigüeñas.
¿Democracia?. Esperen: me acaba de dar un ataque de risa.

Por eso, en su día, solicité asilo político en la Cuba de Fidel, en
La Habana revolucionaria, con sus incontestables aciertos y sus
comprensibles errores; pero son muchos más los primeros. Porque
cuando me levanto cada mañana para acudir a mi centro laboral,
aprendo cada día una lección de participación ciudadana, una clase
magistral de solidaridad, un máster en humanidad.

Soy una persona afortunada porque puedo aún ser alumno, refunfuñón,
viejo y cascarrabias, fumador y poco bailón, pero alumno que tiene a
su alrededor miles, millones de catedrá[email protected] y [email protected] que me miman
y animan, con una sempiterna sonrisa en los labios, en verdadera
democracia. En plena libertad. ¡ Qué más se puede pedir ¡.



www.rebelion.org/noticia.php?id=16035














Responder Citando
  #2  
Antiguo 03-jun-2005, 23:04
Soldado de Fortuna
Guest
 
Mensajes: n/a
Y os quedais tan anchos colgando cosas como esta y luego llamais fascistas a
los que VOTAN al PP.

Saludos.

"la mosca cojonera" <[email protected]> escribió en el mensaje
news:[email protected] news-reader.eresmas.com...
>
>
>
> 03-06-2005
>
> Cosas que aprendi en La Habana





Responder Citando
  #3  
Antiguo 04-jun-2005, 00:30
Anorgi
Guest
 
Mensajes: n/a
Es la eterna ley del embudo o aquello de la paja en ojo ajeno.


"Soldado de Fortuna" <[email protected]> escribió en el mensaje
news:[email protected] ono.com...
>Y os quedais tan anchos colgando cosas como esta y luego llamais
>fascistas a los que VOTAN al PP.
>
> Saludos.
>
> "la mosca cojonera" <[email protected]> escribió en el mensaje
> news:[email protected] news-reader.eresmas.com...
>>
>>
>>
>> 03-06-2005
>>
>> Cosas que aprendi en La Habana

>
>





Responder Citando
  #4  
Antiguo 04-jun-2005, 00:59
vetcon1
Guest
 
Mensajes: n/a
Yo no entiendo nada, de verdad piensas que Cuba es un modelo de libertad y
democracia? Esos disidentes, a los que se llama traidores, te los encuentras
en otras democracias en situacion de exilio?
En fin, .....

"la mosca cojonera" <[email protected]> escribió en el mensaje
news:[email protected] news-reader.eresmas.com...
>
>
>
> 03-06-2005
>
> Cosas que aprendi en La Habana
>
>
> Carlos Tena
> Rebelión
>
>
> La primera vez que vine a Cuba fue en 1980. Me había propuesto grabar
> varios programas de televisión con destino a la 2ª Cadena de TVE, una
> vez que se me permitió hacer el viaje con todos los miembros del
> programa que yo dirigía en aquel entonces, y que, mira por dónde, hoy
> tiene un hermano en la TV cubana con el mismo título: "Música,
> maestro". El planteamiento del espacio no era otro que dar a conocer
> esos sonidos que en el mundo existen, pero que no tienen la
> posibilidad de ser escuchados y vistos en ningún otro medio de
> comunicación, excepto en los públicos. Y buena parte de la música
> cubana, exceptuando los casos puntuales de Silvio Rodríguez y Pablo
> Milanés, seguía siendo bastante desconocida para el gran público de
> la península ibérica.
>
> Ya sabemos que la televisión privada, inexistente en aquella época,
> tampoco se distinguiría mucho de la de hoy, que se encuentra a mil
> años luz de cumplir siquiera sus propios estatutos, sobre todo en lo
> referente a la obligación de realizar programas culturales. Los
> directivos prefieren abonar una pequeña multa al gobierno de turno
> (si es que les sancionan, cosa bastante extraña a pesar de los
> incumplimientos constantes), que emitir algo que pueda tener sabor a
> cultura o educación. Programar sí, dicen los mercaderes, pero que
> huela a mierda. Trillones de moscas (así se trata a los
> telespectadores en España y buena parte de Europa) no pueden estar
> equivocadas.
>
> Estaba pues seguro de que aquella aventura nunca se hubiera podido
> llevar a buen puerto sin contar con mi añorada y querida Segunda
> Cadena. Con dos operadores de cine, dotados con cámaras de 16
> milímetros y película de baja calidad (no nos proporcionaron otra),
> dos ayudantes, un sonidista, un realizador, un productor, un
> guionista, un director (el que firma), un jefe de fotografía y tres
> luminotécnicos, nos plantamos en la capital de la mayor de las
> Antillas, donde previamente las impagables gentes de EGREM nos habían
> prestado una más que inestimable ayuda a la hora de contactar con los
> artistas y grupos, cuya imagen y sonido deseaba llevarme a España,
> para demostrar la increíble potencia y capacidad creativa de muchos
> profesionales de la música.
>
> Todo fue absolutamente maravilloso: hasta las demoras en las citas,
> los carros (coches) ponchados (pinchados), los cortes de fluido
> eléctrico, el aguijón de un mosquito o un jején (mucho más molesto),
> la lluvia torrencial, el calor y la humedad, los fallos de micrófonos
> y mesas de mezcla (de fabricación checa o de la Alemania del Este,
> húngara o rusa). Nada de eso nos desanimó; más bien al contrario,
> reíamos mientras los expertos arreglaban el desaguisado, ya fueran
> médicos, enfermeras, chóferes, mecánicos o especialistas en sonido,
> porque estábamos seguros de que todo se iba a "resolver" (verbo más
> que imprescindible). El personal que nos echaba una y dos manos era
> tan amable, tan colaborador, que lo primero que comentábamos al
> llegar extenuados al hotel era: "Yo me quedaría aquí a trabajar,
> aunque sólo fuera por estar entre ellos". Veinticinco años más tarde,
> he logrado ese objetivo.
>
> Desde que filmara para la historia de la TVE esos documentos rodados
> en La Habana, con la participación inolvidable de Santiago Feliú,
> Anabel López, Amaury Pérez, Emiliano Salvador, Irakere (¡ en
> Tropicana, además ¡) y otras muchas figuras de la canción, la trova,
> el jazz, etc., juré regresar cada año a la isla, me prometí no perder
> jamás el contacto con un pueblo absolutamente único en el que hay
> dosis más que enormes de heroísmo, solidaridad, sacrificio y cultura
> apabullantes. Y, para colmo, como musicólogo y periodista, tenía que
> reconocer que ningún país podría ofrecerme un plantel de figuras de
> esa categoría en todo el continente latinoamericano. Tal vez Brasil
> sería la única nación donde pudiera haber rodado algunos programas de
> tanta calidad, pero yo no quería entrar en contacto, ni siquiera a
> nivel cultural, con una dictadura tan brutal como la que asolaba a
> los cariocas en aquellos años. Y afirmo esto poniendo el anzuelo a
> los anticastristas, a esos que siguen intentando convencernos de que
> Cuba también es una dictadura. No, queridos, nada más lejos de la
> realidad. Las leyendas negras caen como castillos de naipes.
>
> Tras más de un cuarto de siglo viniendo de forma continua y
> calculada, y dos años trabajando en mi nueva patria, puedo asegurar
> que el régimen de Fidel Castro, el sistema que la Revolución ha
> diseñado, en circunstancias tan dramáticas como tener que soportar un
> bloqueo brutal del mayor enemigo de la paz (Gobiernos USA), es desde
> el punto de vista democrático, un ejemplo de coherencia e
> independencia de poderes.
>
> A pesar de los fallos y errores absolutamente lógicos, disculpables e
> inherentes a cualquier sistema político (y mucho más tras el
> derrocamiento de un asesino como Fulgencio Batista), no hay un país
> comparable a Cuba, donde el término democracia adquiere una dimensión
> clásica, donde los cauces de participación popular son mil veces más
> justos y útiles que lo que nosotros europeos llamamos pomposamente
> "estado de derecho". El ejemplo constante de Cuba en la lucha
> antiterrorista debería ser calcado por esos gobiernos que, como todos
> los de la Comunidad Europea, dicen combatir esa terrible plaga, pero
> rinden tributo y callan de forma repugnante ante los desmanes de
> Bush: el primer terrorista del mundo, el Corleone protector de Posada
> Carriles y demás alimañas de la mafia de Miami.
>
> La democracia occidental, la del llamado primer mundo, es cada día
> más parecida a una férrea dictadura confeccionada a gusto de los
> empresarios, de los consejos de administración de las
> multinacionales. Y esos sistemas, bipartidistas en la mayor parte de
> los casos, están lejos de dar ejemplos de libertades a la bloqueada
> Cuba. ¿Acaso van a merecer Panamá y Honduras, Guatemala o El
> Salvador, Bolivia y Ecuador, Chile o México, una mejor calificación
> política que la Cuba revolucionaria?.
>
> Revolución es también Re-Evolución, y por ello la sociedad cubana
> avanza inexorable y cabezona a la conquista de la justicia total,
> subvencionando todos los bienes, la sanidad, la cultura, la vivienda,
> el agua, la luz, el teléfono, hasta los pequeños electrodomésticos,
> poniendo como objetivo para alcanzar esa justicia al cien por cien de
> la población, al alcance de sus más de 10 millones de habitantes,
> incluso para aquellos que no están de acuerdo con el sistema político
> actual. (Otro anzuelo más que lanzo a los escépticos). Los verdaderos
> disidentes (no los mercenarios al servicio de Bush o los fans de José
> María Aznar "El caballerito terrorista" ) pueden ser elegidos en Cuba
> diputados de la Asamblea Nacional, y discutir cualquiera de las
> medidas que se planteen en ella, con plena confianza en que sus
> opiniones serán respetadas. Repito: cualquier ciudadano, por muy
> descontento que esté, puede y debe presentarse a las elecciones. Unos
> sufragios en los que participa (ojo, que el voto no es obligatorio en
> Cuba) más de 95 por ciento de la población.
>
> Y es eso, el respeto a las ideas lo que asegura que un disidente se
> halle en el disfrute pleno de sus condición de demócrata. Porque no
> son los intereses de las multinacionales lo que se defiende en Cuba,
> sino algo bien diferente: son los verdaderos derechos humanos, la
> oportunidad de convertirte, si así lo quieres, en profesional del
> arte, la ciencia o la milicia, en la seguridad de que tu salud está
> protegida, tu trabajo garantizado, como tu vivienda, tu educación y
> la de tus hijos, su escuela, alimentos, cultura y ¿por qué no?
> diversión y entretenimiento.
>
> En España, sólo en el País Vasco, más de ciento cincuenta mil
> habitantes se hallan bajo sospecha, amenazados de cárcel sólo por sus
> ideas independentistas, jóvenes condenados a decenas de años de
> cárcel por quemar un contenedor de basura, etc., etc. A eso yo le
> llamo democracia bajo fianza, bajo vigilancia de centenares, de miles
> de cámaras de televisión colocadas en calles, hoteles y casas
> particulares, democracia fundamentalista, donde si te mueves un poco
> a la izquierda das con tus huesos en una ciudad llamada ostracismo,
> cuando no en una celda. Sin embargo, los nostálgicos del mayor
> asesino de la reciente historia española, Francisco Franco, campan a
> sus anchas por las ciudades, apaleando a los verdaderos demócratas,
> agrediendo con su saludo fascista, sin que la policía haga otra cosa
> que mirar cómo vuelan las golondrinas o defecan las cigüeñas.
> ¿Democracia?. Esperen: me acaba de dar un ataque de risa.
>
> Por eso, en su día, solicité asilo político en la Cuba de Fidel, en
> La Habana revolucionaria, con sus incontestables aciertos y sus
> comprensibles errores; pero son muchos más los primeros. Porque
> cuando me levanto cada mañana para acudir a mi centro laboral,
> aprendo cada día una lección de participación ciudadana, una clase
> magistral de solidaridad, un máster en humanidad.
>
> Soy una persona afortunada porque puedo aún ser alumno, refunfuñón,
> viejo y cascarrabias, fumador y poco bailón, pero alumno que tiene a
> su alrededor miles, millones de catedrá[email protected] y [email protected] que me miman
> y animan, con una sempiterna sonrisa en los labios, en verdadera
> democracia. En plena libertad. ¡ Qué más se puede pedir ¡.
>
>
>
> www.rebelion.org/noticia.php?id=16035
>
>
>
>
>
>
>
>
>
>
>
>





Responder Citando
Respuesta

Herramientas
Desplegado


Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
Gente de la que aprendí cosas: Isidro. GoldFever Burbuja Inmobiliaria 20 05-feb-2010 16:05
Bonita version de la cancion De Juanes en la Habana, Video No Registrado Burbuja Inmobiliaria 5 22-sep-2009 19:31
La cancion versionada que Juanes y los titiriteros deberian haber cantado a La Habana No Registrado Guardería 1 22-sep-2009 09:35
Aquí aprendí lo que es la economía, pero..... dragon33 Burbuja Inmobiliaria 39 07-ago-2009 09:52
Tremenda manifestacion en La Habana aspid Burbuja Inmobiliaria 6 18-may-2005 18:40


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 14:03.