Burbuja.info - Foro de economía > > > Opinión: Unas élites de vergüenza
Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Antiguo 20-feb-2015, 11:36
Greco Greco esta en línea ahora
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 03-noviembre-2011
Mensajes: 5.105
Gracias: 19.469
6.063 Agradecimientos de 2.192 mensajes
No lo he visto por aquí, y me parece una exposición muy clara.

Vozpópuli - Unas élites de vergüenza

Unas élites de vergüenza

No resulta fácil encontrar un español que se sienta orgulloso de sus élites. Una clase política superficial, carente de argumentos, rayana en la zafiedad, se limita a repetir consignas, a pronunciar discursos huecos, repletos de simplezas y lugares comunes. Y a perseguir torticeramente su propio interés, muy por encima del bien común. Tampoco abundan destacados empresarios, o gestores de grandes corporaciones, que pudieran servir de modelo para la juventud. Las élites políticas y económicas se muestran miopes, cortoplacistas, cerradas, refractarias a los cambios, desconfiadas, ancladas en el oscurantismo de lo políticamente correcto. Siempre despreocupadas por todo cuanto no sea su posición o bolsillo. Si se rasca la superficie de algún encumbrado es frecuente encontrar un mediocre, un pícaro, un arribista o una combinación de los tres. Pero siempre un sujeto muy bien relacionado.

Este triste fenómeno no es anecdótico o baladí. El liderazgo de élites innovadoras, valientes, con visión de futuro, capaces de vislumbrar la convergencia de sus intereses con los de la nación, favorece la evolución hacia un sistema más justo y eficiente. Por el contrario, las clases dirigentes cobardes, cerradas en sí mismas, temerosas a perder privilegios, recelosas del resto de la sociedad, muestran una fuerte deriva hacia el estancamiento, la injusticia, la falta de oportunidades.

Algunos afirman que las clases dirigentes son espejo de la propia sociedad. Nuestra élites, tan inclinadas a la picaresca, el latrocinio o el juego sucio, simplemente reproducirían defectos bien arraigados en la peculiar idiosincrasia española. Por suerte, este enfoque pesimista no posee base sólida: la clave se encuentra en la estructura institucional, en los nefastos mecanismos de selección de dirigentes. En nuestro país, los criterios de creación de élites distan de ser meritocráticos. Y la clase dirigente no está sometida a un proceso de competencia, de permanente renovación.

Una selección muy perversa

La palabra élite conlleva resonancias de crema selecta, ese conjunto de personas que por su capacidad, dedicación, esfuerzo o excelente formación ha logrado sobresalir, destacando en la empresa, los negocios, la política, el pensamiento o la gestión de lo público. Pero la realidad española se aleja considerablemente de estos conceptos. El sistema político no escoge a los gobernantes por su mérito: ante la imposibilidad de voto a candidatos individuales, son los partidos quienes realizan la selección con criterios muy alejados de la excelencia, la formación o el esfuerzo. Y absolutamente ajenos a la honradez, la integridad o los principios sólidos.

Para ascender dentro de los partidos son atributos muy favorables la conducta oportunista, la capacidad para la intriga o la proclividad a la trampa. Las personas honradas, cabales, idealistas, bien preparadas abandonaron esos ambientes dominados por la corruptela, la pobreza intelectual y la indignidad. Y los cargos de enorme responsabilidad acabaron ocupados por personajes incapaces, interesados, corruptos o malintencionados. Las Cajas de Ahorros constituyen el ejemplo palmario.

Un sistema político sin controles proporcionó el caldo de cultivo ideal para que estos sujetos fueran modelando el entorno a su imagen y conveniencia, estableciendo mecanismos para aferrarse al poder, para enriquecerse a costa del contribuyente. Aprovechando el hipertrofiado modelo autonómico, crearon enormes estructuras administrativas para colocar a los afines. Y sellaron acuerdos tácitos con determinados "empresarios" para otorgar contratos públicos a cambio de comisiones, implantar barreras a la competencia, repartirse las rentas de los mercados cautivos o promulgar complejas y retorcidas leyes a medida de amigos y aliados.

Generaron un sistema cerrado donde el éxito empresarial acabó dependiendo mucho más de la cercanía al poder que de la capacidad innovadora o la gestión eficiente. Surgió así una élite económica retrógrada, extractiva, protegida de la competencia, mucho más pendiente de los gobernantes que de los consumidores. Capaz de pagar sustanciosas comisiones por adelantado a Corinna, y a su entrañable amigo, o de comprar jugosos paquetes de publicidad tan solo para controlar la información sensible.

Revoluciones que no son tales

En España, la clave para pertenecer al grupo privilegiado no es el mérito, el talento o la eficiencia sino las relaciones, los contactos: no importa lo que conozcas sino a quien conozcas. Un mundo de amiguismo, enchufe y trapisonda. Las élites resultantes poseen el complejo del mediocre: al percibir su posición constantemente amenazada tratan de blindar el sistema, intensifican las redes de intercambio de favores y refuerzan las trabas a la entrada de intrusos.

La estructura institucional cerrada crea tal inercia que ciertas revoluciones, ésas que se limitan a sustituir una clase dirigente por otra, no transforman sustancialmente la naturaleza de los regímenes. La nueva élite percibe rápidamente las tremendas ventajas del statu quo, las aprovecha, realiza cambios simbólicos, de pura fachada, sin tocar las barreras ni el régimen de privilegios. Un mero quítate tu pa ponerme yo. Buen aviso a ciertos navegantes que se dirigen, sin saberlo, al ojo del huracán.

El sistema de intercambio de favores desincentiva fuertemente la excelencia académica y profesional, un logro que requiere mucho tiempo y esfuerzo pero no garantiza el ascenso social. Y desalienta el verdadero emprendimiento, una actividad arriesgada que acaba topando con decisiones del poder político. En España resulta mucho más rentable invertir en relaciones y contactos, introducirse en la red oportuna, en el grupo adecuado. Se explica así el volumen de peloteo, de estomagante adulación al poderoso que se escucha por doquier.

Las instituciones deben fijar unos mecanismos de selección que promuevan unas clases dirigentes meritocráticas, abiertas a una competencia que garantice su permanente renovación. Y procurar que las decisiones cruciales sean tomadas por personas de mente abierta, con principios y visión de largo plazo, que vean en el cambio, en la innovación, más oportunidades que amenazas.

No es suficiente expulsar a patanes y sinvergüenzas colocando a relumbrones en su lugar. La clave se encuentra en un programa de reformas que transforme radicalmente los criterios de selección, los incentivos, retire las barreras que limitan la competencia política y económica. Obligue a los candidatos a presentarse individualmente ante los electores, a pecho descubierto, sin la cobertura de un lista. Y establezca mecanismos de control capaces de garantizar una administración transparente y responsable, a la que se pueda exigir cuentas. Ésta, y no otra, es la famosa revolución pendiente.



Responder Citando
  #2  
Antiguo 20-feb-2015, 11:45
NCB NCB está desconectado
Excelentísimo, ilustrísimo y grandísimo miembro de élite de los gurús burbujistas
 
Fecha de Ingreso: 25-febrero-2010
Mensajes: 7.096
Gracias: 2.444
9.534 Agradecimientos de 3.513 mensajes
Muy bien sintetizado. El principal problema de este país, sin duda.

No tendremos petróleo, pero sí tenemos (o teníamos) un gran potencial humano. Gente realmente brillante, capaces de crear riqueza.

Pero por desgracia, han sido ninguneados y pisoteados hasta el punto de hacerlos desaparecer en un océano de basura.


Responder Citando
  #3  
Antiguo 20-feb-2015, 11:58
Mineroblanco Mineroblanco está desconectado
Excelentísimo, ilustrísimo, magnífico y grandísimo señor de élite de los gurús burbujistas
 
Fecha de Ingreso: 12-noviembre-2014
Mensajes: 11.153
Gracias: 7.320
14.133 Agradecimientos de 5.477 mensajes
Estoy de acuerdo. Lo que ocurre es que por lo general las elites no merecen gobernar. Elite no es sinónimo de superioridad moral, sino de poder.


Responder Citando
Estos 3 usuarios dan las gracias a Mineroblanco por su mensaje:
  #4  
Antiguo 20-feb-2015, 12:00
Raulisimo Raulisimo está desconectado
Excelentísimo, ilustrísimo, magnífico y grandísimo señor de élite de los gurús burbujistas
 
Fecha de Ingreso: 24-octubre-2009
Mensajes: 11.522
Gracias: 6.188
11.227 Agradecimientos de 4.277 mensajes
La Caspa.

No es una errata, es tratar de mejorar la definición de cierta parte de la clase política actual. Porque casta es, si me apuran, demasiado digno para quienes se han estado quedando de una forma tan burda y cutre el dinero de los demás, al que accedían además por nombramientos públicos.

Eso no es casta, eso no es una élite dirigente manejando en su beneficio la realidad política, esto es un saqueo rancio sin escrúpulos perpetrado por quienes sólo tenían el objetivo personal de enriquecerse.

Son caspa, es una España casposa que negocia nombramientos políticos sin proyecto alguno más allá del reparto por el reparto y que es incapaz de controlar que surjan tarjetas de crédito sin control con las que se llegan a gastar más de 15 millones de euros entre menos de 90 personas.

Si uno hoy comete la osadía de ir hacia atrás en el tiempo, de buscar en Google algunas relaciones de nombres entenderá demasiado. Prueben a hacer combinaciones como yo he hecho sin obviar nombres, partidos o sindicatos o sírvanse de poner aleatoriamente los nombres de los 86 que aparecen con tarjetas B . Les aseguro una comprensión del panorama político español como ningún otro analista pudiera hacer.

Y es caspa y no casta porque usar una tarjeta de crédito para sacar dinero en efectivo, para compras en supermercados y gastos en peluquerías ni siquiera llega a ser un entramado de corrupción, no es un 3%, es un robo sin más, es quedarse dinero por quedarse el dinero, especialmente cuando los sueldos de quienes ya ostentaban esas tarjetas eran de por sí elevados.

Casposos que han tenido el descaro de asegurar al resto de ciudadanos que habían vivido por encima de sus posibilidades, casposos que han votado a favor de las emisiones de preferentes mientras hacían uso de estas tarjetas y casposos que por pura avaricia llevaron a la quiebra una caja cuyo rescate nos ha costado a todos los españoles más de 22.000 millones de euros. ¿El importe de las tarjetas era el precio para que se mirara hacia otro lado cuando se efectuaban operaciones ruinosas para la entidad?

Ahora intenta defender ante cualquier ciudadano que el problema del hundimiento de las cajas no era por tener a políticos en su dirección sino por los políticos que tenían, intenta defender la eficiencia de la gestión pública, de la necesidad de un Banco Público, de la real y conveniente presencia de control público en los mercados. Te van a escupir y con razón.

Esas tarjetas han hundido la dignidad política, han dejado a los pies de los caballos a quienes todavía hoy creemos en ese espacio político como garantía de defensa de los intereses de los ciudadanos. Una esencia democrática que ahora, según la escribo, suena a broma por culpa de estos impresentables que dejan a Torrente, en comparación, como un referente bastante digno.

Humillación especial por esos consejeros del PP,PSOE, de IU, de CCOO y de UGT. Representantes al servicio de la ruindad más absoluta en puestos a los que accedieron -en no pocos casos- tras guerras internas en sus propios partidos. Guerras de nombres, de colocar a uno frente a otro. Peleas que no se entendían entonces demasiado bien pero que hoy, con la evidencia numérica, abochornan al más templado de los socialistas.

Los que ahora dimiten aciertan -no tenían otra opción- pero les falta devolverlo todo, algo que les será imposible. La parte económica sí, seguro que pueden hacer frente a las cantidades que estos días se asocian a sus nombres, pero jamás podrán devolver la credibilidad que han robado al resto de políticos honrados que hoy por su culpa, tendrán que agachar la cabeza cuando salgan a la calle.

Ni pagarán el daño hecho a las instituciones, al sistema, a la gestión pública. Con su dimisión no baja el nivel de un vaso desbordado por la gota que han supuesto, que se suma a los enormes sueldos que muchos poseían y que se suma a los créditos a tipo cero que se autoconcedían demasiados.

Esta caspa es la verdadera antisistema, es el verdadero coste que no nos podemos permitir, la que hace inviable una Renta Básica, la que impide que se paralicen los desahucios, la que calla -con la boca llena- ante las emisiones de preferentes. Las casta tiene un objetivo político, la caspa sólo personal, de enriquecimiento a costa de los demás y a costa de la política en sí misma.

http://www.burbuja.info/inmobiliaria...ado-digno.html


Responder Citando
  #5  
Antiguo 20-feb-2015, 12:12
Intramuros Intramuros esta en línea ahora
Grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 21-agosto-2010
Ubicación: Valencia
Mensajes: 4.981
Gracias: 3.544
8.091 Agradecimientos de 2.645 mensajes
Retrato impecable de nuestro sistema político y de gobierno y de las sanguijuelas que lo pueblan.


Responder Citando
  #6  
Antiguo 20-feb-2015, 12:20
Greco Greco esta en línea ahora
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 03-noviembre-2011
Mensajes: 5.105
Gracias: 19.469
6.063 Agradecimientos de 2.192 mensajes
Iniciado por Raulisimo Ver Mensaje
La Caspa.

No es una errata, es tratar de mejorar la definición de cierta parte de la clase política actual. Porque casta es, si me apuran, demasiado digno para quienes se han estado quedando de una forma tan burda y cutre el dinero de los demás, al que accedían además por nombramientos públicos.

Eso no es casta, eso no es una élite dirigente manejando en su beneficio la realidad política, esto es un saqueo rancio sin escrúpulos perpetrado por quienes sólo tenían el objetivo personal de enriquecerse.

Son caspa, es una España casposa que negocia nombramientos políticos sin proyecto alguno más allá del reparto por el reparto y que es incapaz de controlar que surjan tarjetas de crédito sin control con las que se llegan a gastar más de 15 millones de euros entre menos de 90 personas.

Si uno hoy comete la osadía de ir hacia atrás en el tiempo, de buscar en Google algunas relaciones de nombres entenderá demasiado. Prueben a hacer combinaciones como yo he hecho sin obviar nombres, partidos o sindicatos o sírvanse de poner aleatoriamente los nombres de los 86 que aparecen con tarjetas B . Les aseguro una comprensión del panorama político español como ningún otro analista pudiera hacer.

Y es caspa y no casta porque usar una tarjeta de crédito para sacar dinero en efectivo, para compras en supermercados y gastos en peluquerías ni siquiera llega a ser un entramado de corrupción, no es un 3%, es un robo sin más, es quedarse dinero por quedarse el dinero, especialmente cuando los sueldos de quienes ya ostentaban esas tarjetas eran de por sí elevados.

Casposos que han tenido el descaro de asegurar al resto de ciudadanos que habían vivido por encima de sus posibilidades, casposos que han votado a favor de las emisiones de preferentes mientras hacían uso de estas tarjetas y casposos que por pura avaricia llevaron a la quiebra una caja cuyo rescate nos ha costado a todos los españoles más de 22.000 millones de euros. ¿El importe de las tarjetas era el precio para que se mirara hacia otro lado cuando se efectuaban operaciones ruinosas para la entidad?

Ahora intenta defender ante cualquier ciudadano que el problema del hundimiento de las cajas no era por tener a políticos en su dirección sino por los políticos que tenían, intenta defender la eficiencia de la gestión pública, de la necesidad de un Banco Público, de la real y conveniente presencia de control público en los mercados. Te van a escupir y con razón.

Esas tarjetas han hundido la dignidad política, han dejado a los pies de los caballos a quienes todavía hoy creemos en ese espacio político como garantía de defensa de los intereses de los ciudadanos. Una esencia democrática que ahora, según la escribo, suena a broma por culpa de estos impresentables que dejan a Torrente, en comparación, como un referente bastante digno.

Humillación especial por esos consejeros del PP,PSOE, de IU, de CCOO y de UGT. Representantes al servicio de la ruindad más absoluta en puestos a los que accedieron -en no pocos casos- tras guerras internas en sus propios partidos. Guerras de nombres, de colocar a uno frente a otro. Peleas que no se entendían entonces demasiado bien pero que hoy, con la evidencia numérica, abochornan al más templado de los socialistas.

Los que ahora dimiten aciertan -no tenían otra opción- pero les falta devolverlo todo, algo que les será imposible. La parte económica sí, seguro que pueden hacer frente a las cantidades que estos días se asocian a sus nombres, pero jamás podrán devolver la credibilidad que han robado al resto de políticos honrados que hoy por su culpa, tendrán que agachar la cabeza cuando salgan a la calle.

Ni pagarán el daño hecho a las instituciones, al sistema, a la gestión pública. Con su dimisión no baja el nivel de un vaso desbordado por la gota que han supuesto, que se suma a los enormes sueldos que muchos poseían y que se suma a los créditos a tipo cero que se autoconcedían demasiados.

Esta caspa es la verdadera antisistema, es el verdadero coste que no nos podemos permitir, la que hace inviable una Renta Básica, la que impide que se paralicen los desahucios, la que calla -con la boca llena- ante las emisiones de preferentes. Las casta tiene un objetivo político, la caspa sólo personal, de enriquecimiento a costa de los demás y a costa de la política en sí misma.

http://www.burbuja.info/inmobiliaria...ado-digno.html

Sí, la verdad es que no deja de tener su aquél comprobar qué es lo que hace un garrulo/muerto de hambre/hortera cuando tiene acceso al dinero.

El dinero no cambia nada señores.


Responder Citando
Estos usuarios dan las gracias a Greco por su mensaje:
  #7  
Antiguo 20-feb-2015, 12:28
seacock seacock está desconectado
ir-
 
Fecha de Ingreso: 22-mayo-2005
Mensajes: 25.181
Gracias: 10.524
53.816 Agradecimientos de 13.866 mensajes
Joer y esto lo escribió ya Ortega hace más de 100 años


Responder Citando
  #8  
Antiguo 20-feb-2015, 12:34
Groundskeeper Groundskeeper está desconectado
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la selecta élite de los gurús burbujistas
 
Fecha de Ingreso: 05-octubre-2010
Mensajes: 6.683
Gracias: 1.058
13.399 Agradecimientos de 3.839 mensajes
La inexorable - y finalmente TOTAL - aplicación del Principio de Peter:

Principio de Peter - Wikipedia, la enciclopedia libre


Responder Citando
Estos 2 usuarios dan las gracias a Groundskeeper por su mensaje:
  #9  
Antiguo 20-feb-2015, 12:53
Noksan Noksan está desconectado
Grandísimo Gurú burbujista
 
Fecha de Ingreso: 23-agosto-2007
Mensajes: 3.280
Gracias: 1.124
6.580 Agradecimientos de 1.985 mensajes
Perfectamente explicado.


Responder Citando
  #10  
Antiguo 20-feb-2015, 13:05
Greco Greco esta en línea ahora
Ilustrísimo y grandísimo miembro de la élite burbujista
 
Fecha de Ingreso: 03-noviembre-2011
Mensajes: 5.105
Gracias: 19.469
6.063 Agradecimientos de 2.192 mensajes
Iniciado por Groundskeeper Ver Mensaje
La inexorable - y finalmente TOTAL - aplicación del Principio de Peter:

Principio de Peter - Wikipedia, la enciclopedia libre

Discrepo, no es lo mismo aplicar dicho principio a un grupo de gente seria, capaz y profesional, que a un grupo de catetos endógamos.


Responder Citando
Estos 3 usuarios dan las gracias a Greco por su mensaje:
Respuesta

Herramientas
Desplegado


Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
Vergüenza de mi país y vergüenza de ser español. jems38 Política 66 17-sep-2015 10:21
La rebelión de las élites Igualdad 7-2521 Política 14 01-may-2014 22:00
Opinión: Élites cobardes Eric Finch Burbuja Inmobiliaria 2 07-may-2013 11:36
No hay peor estafa que sufrir unas élites corruptas lyoko Burbuja Inmobiliaria 2 04-jul-2011 22:32
Solo puedo decir una cosa: "vergüenza". Vergüenza de ZP Josec Burbuja Inmobiliaria 21 11-jul-2005 08:52


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 09:19.